Página archivada:puede contener información desactualizada

Uzbekistán: actualización sobre las actividades del CICR a raíz de la violencia en Andiyán

17-05-2005 Comunicado de prensa 05/34

El 14 de mayo, un equipo de la delegación zonal del CICR en Tashkent llegó a Andiyán, ciudad que fue recientemente escenario de violencia, mientras un equipo de la oficina de la Institución en Bishkek, Kirguistán, llegó a Jalalabad, ciudad próxima a la frontera con Uzbekistán.

Desde entonces, delegados del CICR han estado tanto en el lado uzbeko como kirguís de la ciudad fronteriza de Kara-Su.

El 14 de mayo, cuando llegó el personal del CICR al hospital de Andiyán, las autoridades médicas le informaron de que podían afrontar la afluencia de pacientes y no necesitaban asistencia médica en ese momento.

El día siguiente, la situación en Andiyán era aún bastante tensa. Los deudos de los muertos a raíz de la violencia hacían preparativos para enterrarlos.

El jefe de la delegación zonal del CICR en Tashkent, señor Rolin Wavre, declaró: " nos preocupan las noticias acerca de las víctimas civiles en Andiyán; pero, en las actuales circunstancias, es extremadamente difícil hacerse una idea clara de cuántas personas fueron muertas o heridas, o saber cabalmente lo que pasó. Aunque hasta la fecha las autoridades no han solicitado nuestra ayuda, las personas del lugar con quienes hablamos parecían aliviadas de ver que una institución humanitaria había llegado al lugar " .

El 15 de mayo, el CICR visitó un campamento en las cercanías de Jalalabad, en el lado kirguís de la frontera con Uzbekistán. En este campamento, levantado por las autoridades locales, había más de 500 refugiados procedentes de Uzbekistán. El día siguiente, el personal del CICR regresó a la zona para prestar ayuda en el hospital local, donde se prestaba asistencia a unos 15 refugiados que habían sido heridos en los recientes acontecimientos de violencia.

El 16 de mayo, el equipo del CICR en Kara-Su informó acerca de una afluencia continua y regular de personas que cruzaban de uno y otro lado de la frontera. Los delegados qu e llegaron al lado uzbeko de la ciudad hablaron con el alcalde y otros habitantes del lugar. No había signos de otros disturbios y la población civil parecía aliviada cuando se reanudaban las actividades comerciales.

El CICR pronto tomará medidas para velar por que las personas civiles que buscan a sus familiares obtengan la información que necesitan de las autoridades y otras fuentes.

  Para más información:  

  Vincent Lusser, CICR, Ginebra, tel. ++ 41 22 730 24 26, ++ 41 79 217 32 64;  

  Pierre-Emmanuel Ducruet, CICR, Tashkent, tel. ++998 71 120 52 90/91/92;