Página archivada:puede contener información desactualizada

Chad: desplazados internos reciben semillas y aperos

09-06-2006 Comunicado de prensa 06/37

Esta semana, el CICR ha comenzado la distribución de semillas y aperos para 25.000 personas desplazadas, en el oriente de Chad.

La distribución finalizará a finales de la semana próxima, a tiempo para la temporada de siembra y antes de que las lluvias dificulten el acceso a la zona. Las personas beneficiarias son aquellas que aún tienen acceso a sus propios campos o que pueden sembrar en tierras de los poblados donde se han refugiado.

Esta distribución forma parte de una acción integrada para responder a las necesidades de las personas desplazadas y de las comunidades que las han acogido. Como parte de sus actividades, el CICR también suministra materiales para la construcción de refugios y enseres domésticos, respalda los servicios de salud y restablece el acceso al agua potable.

     

A finales de 2004, tras la gran afluencia de refugiados procedentes de la región de Darfur, en Sudán, la Institución incrementó sus actividades en Abeche, pero desde entonces, la situación en esa parte del país se ha deteriorado aún más. La propagación de los combates y la creciente inseguridad han obligado a la población que vive a lo largo de la frontera entre Chad y Sudán a huir hacia otros poblados de la región (la mayoría a pocos kilómetros de la frontera), en los distritos de Dar Sila y Asungha (Gungur, Borota, Koloy y Dogdore/Tur, cerca de Wadi Azum). Aunque algunos han huido hasta a 100 kilómetros de distancia, al poblado de Goz Beida, los más de ellos han intentado permanecer lo más cerca posible de sus poblados de origen y se encuentran en una situación extremadamente vulnerable.

A pesar de las muestras de solidaridad que han recibido los recién llegados, su presencia ha hecho que se utilicen al máximo los muy limitados recursos disponibles en la región y comienza a haber tensiones entre las diferentes comunidades.

Además de la ayuda que presta, el CICR mantiene un constante diálogo con las diversas partes concernidas, a fin de mejorar la seguridad de las personas civiles en una región en la que la situación de seguridad es tan delicada que pocas organizaciones trabajan allí de forma estable. El CICR, que continuará haciendo lo posible por prestar asistencia a las personas necesitadas, espera continuar teniendo acceso a las comunidades vulnerables, a pesar de las actuales tensiones, y que la ayuda prestada no se convierta en sí en motivo de mayor tensión y violencia.

El CICR trabaja en Chad desde 1977 y cuenta con más de 100 colaboradores en ese país.

  Para más información:  

  Anahita Kar, CICR, Chad, tel.: ++235 6 201 005  

  Marco Jiménez Rodríguez, CICR, Ginebra, tel.: ++41 22 730 22 71 / ++41 79 217 32 17