• Casa vetusta en el poblado de Al Jiftlik, valle de Jordania. En este poblado donde residen unas 3.700 personas, casi no hay tierras para la construcción ni infraestructura de saneamiento.
    • Casa vetusta en el poblado de Al Jiftlik, valle de Jordania. En este poblado donde residen unas 3.700 personas, casi no hay tierras para la construcción ni infraestructura de saneamiento.
      © CICR / A. Romenzi / il-e-02306
  • Una madre palestina lleva a su bebé recién nacido a la clínica de la Media Luna Roja de Palestina en Al Jiftlik, valle de Jordania. Las restricciones a la construcción y el desarrollo de infraestructura pública han obligado a miles de residentes de Al Jiftlik a depender de ese pequeño centro de salud.
    • Una madre palestina lleva a su bebé recién nacido a la clínica de la Media Luna Roja de Palestina en Al Jiftlik, valle de Jordania. Las restricciones a la construcción y el desarrollo de infraestructura pública han obligado a miles de residentes de Al Jiftlik a depender de ese pequeño centro de salud.
      © CICR / il-e-02307
  • Abedelhadim Abedelnazik Masaeid, de 39 años, es un campesino palestino. Aquí está trabajando en su pequeña parcela de tierra en Al Jiftlik, valle de Jordania, donde cultiva cebollas. Los palestinos que viven en este lugar sufren la falta de acceso al agua a causa de las restricciones y del uso poco equitativo de ese bien por los colonos israelíes que se dedican a la agricultura.
  • Esta fue la casa de Abedelhadim Abedelnazik Masaeid en Al Jiftlik. El ejército israelí la demolió en 2007 porque la había construido sin un permiso oficial, que es casi imposible de obtener en esa área bajo control israelí.
  • Los hijos de Abedelhadim Abedelnazik Masaeid en su vivienda de una sola habitación en Al Jiftlik. Los habitantes de Al Jiftlik son reticentes a ampliar sus casas o construir nuevas viviendas porque saben que serán demolidas.
  • Un pastor palestino de la zona de Al Mu' arajat en el valle de Jordania. Los beduinos tienen cada vez más dificultades, incluidas demoliciones repetidas de sus carpas y los refugios de sus animales. Los pastores tienen cada vez menos tierras donde se les permita instalarse y alimentar el ganado.
  • Escuela palestina en Furush Beit Dajan. Debido a las restricciones impuestas a la construcción, un aula de esta escuela también se utiliza como centro de salud, en detrimento de la escuela. Presta servicios los días sábado.
  • Rafie Mofadi Abu Jish, de 38 años, en el autobús convertido, en Furush Beit Dajan, donde vive con su esposa y sus cuatro hijos. Las condiciones de vida son terribles, dice.
  • Niña beduina en el norte del valle de Jordania. Numerosos beduinos palestinos han habitado en el valle de Jordania en el siglo pasado. Esta comunidad agrícola tradicional que vive, sobre todo, del ganado y de los cultivos estacionales, debe hacer frente a restricciones de circulación y de construcción, así como a estrictas limitaciones en cuanto al uso del agua.
  • Pastor beduino con su ganado en la comunidad Samara, valle de Jordania. Durante siglos, los pastores beduinos han alimentado a sus ovejas en estas tierras. La cría de ganado es el principal medio de sustento de los beduinos, pero las tierras que necesitan se encuentran en áreas cerradas para uso militar israelí.

  • Secciones relacionadas