Irak: más vidas en peligro a causa de la expansión del conflicto

12-08-2014 Resumen de actividadespor 14/02

A medida que se extienden los enfrentamientos en el centro y noroeste de Irak, la situación de los civiles es cada vez peor. Miles de personas han muerto o han resultado heridas. Desde comienzos de año, un millón de personas se han visto obligadas a desplazarse. Muchas se desplazan en forma constante de un lugar a otro y viven en condiciones difíciles, a veces en lugares inseguros.


Personas que huyen de la violencia en la localidad de Sinjar se dirigen a la frontera con Siria. ©Reuters / R. Said

Desde comienzos de año, el CICR ha proporcionado raciones de alimentos para un mes y otros socorros a más de 200.000 personas que han huido de los enfrentamientos. Más de 21.000 personas han recibido ayuda dos veces debido a que su desplazamiento ha sido muy prolongado. Las distribuciones tuvieron lugar en las provincias de Anbar, Bagdad, Diyala, Karbala, Nayaf, Babel, Al Qadissiya, Salah al-Din, Kirkuk, Dohuk, Sulamaniyah y  Nínive.

Asistencia para los desplazados

Distribución de ayuda entre personas que huyeron hacia Nayaf desde los alrededores de Mosul. 

Distribución de ayuda entre personas que huyeron hacia Nayaf desde los alrededores de Mosul.
© AFP / H. Hamdani

Las recientes hostilidades en Sinjar y en otras zonas cercanas a Mosul, Dohuk y Kirkuk han causado el desplazamiento de cientos de miles de personas. El personal del CICR ha comenzado a distribuir alimentos y otros artículos esenciales a unas 30.000 personas en Hawija, Khanig y Rania, en las provincias de Kirkuk, Dohuk y Sulamaniyah. Además de las distribuciones en curso, el CICR tiene previsto proporcionar socorros durante las próximas semanas a más de 60.000 personas en Qartappa, Khaniq, Karbala, Nayaf y Bagdad. La Institución también estudia la posibilidad de distribuir donaciones en dinero en efectivo, lo que permitiría a los desplazados satisfacer sus necesidades en los mercados locales.

"Miles de iraquíes están atrapados en los enfrentamientos. Algunos se encuentran varados en las montañas de Sinjar y sufren graves necesidades; otros se han desplazado varias veces; y los que se quedaron, carecen de servicios básicos", dijo Patrick Youssef, jefe de la delegación del CICR en Irak. "En su calidad de organización humanitaria neutral e imparcial, el CICR coordina sus acciones con todos los interesados y redobla sus esfuerzos por responder a las necesidades de las personas que sufren las consecuencias de los enfrentamientos. Las organizaciones humanitarias locales, como la Media Luna Roja de Irak, también actúan para responder a la situación actual. Sin embargo, las necesidades son enormes, y hay que hacer más para aliviar los sufrimientos de la población".

Un niño bebe de un grifo instalado en un campamento para personas desplazadas en Khanaquin.  

Un niño bebe de un grifo instalado en un campamento para personas desplazadas en Khanaquin.
/ CC BY-NC-ND / CICR / S. Dabbakeh

Suministros de emergencia para hospitales

En muchos casos, las personas heridas a raíz de los recientes enfrentamientos en Sinjar, Zummar y Talkeif han acudido a hospitales situados en otros lugares, que han tenido que hacer frente a la afluencia de pacientes con una capacidad muy limitada. Durante las últimas semanas, el CICR ha proporcionado insumos médicos de emergencia a los centros de salud en Dohuk, Zakho, Erbil, Makhmoor, Gweir, Saresh y Khanaqin, en cantidades suficientes para atender a 250 heridos graves y a más de 1.000 pacientes de otro tipo. El mes pasado, el CICR también proporcionó al hospital Al-Jumhuri, en Mosul, cuatro toneladas de insumos médicos que se necesitaban con urgencia y que alcanzan para tratar a miles de pacientes durante tres meses, con inclusión de hasta 100 heridos graves.   

"En los últimos meses, a fin de responder a las necesidades de un creciente número de heridos y para asistir a los hospitales en las zonas afectadas por el conflicto, el CICR, en coordinación con el Ministerio de Salud de Irak, también ha distribuido suministros en las localidades de Sinjar, Al-Hamdaniyah, Faluya, Tooz y Khanaqin", dijo el señor Youssef. "Se han proporcionado insumos suficientes para tratar a más de 100.000 pacientes".

Centro de Rehabilitación Física, Erbil, Irak. Un técnico del CICR explica cómo medir correctamente la amplitud de movimiento en una articulación. 

Centro de Rehabilitación Física, Erbil, Irak. Un técnico del CICR explica cómo medir correctamente la amplitud de movimiento en una articulación.
© CICR / CC BY-NC-ND / ICRC / P. Krzysiek

El CICR recuerda a todas las partes en el conflicto la obligación que les impone el derecho internacional humanitario de respetar a los civiles y los bienes de carácter civil y de facilitar la prestación de ayuda humanitaria a las personas necesitadas. Se debe permitir a todos los heridos y enfermos el acceso rápido y seguro a la atención de salud. Se deben proteger y respetar los establecimientos de salud y es preciso hacer todos los esfuerzos posibles para asegurar que el personal médico lleve a cabo sus actividades sin obstáculos.

En otros lugares del país, desde comienzos de año, el CICR:

  • realizó 92 visitas a 55 lugares de detención donde se hallan recluidos más de 28.780 detenidos;
  • proporcionó a más de 10.730 detenidos artículos básicos como ropa, productos para la higiene personal, mantas y otros elementos;
  • renovó y mejoró el sistema de abastecimiento agua en la Cárcel Central de Basora, en beneficio de 300 reclusos;
  • facilitó el intercambio de 1.397 mensajes entre los detenidos y sus familiares, y realizó 1.623 llamadas telefónicas transmitiendo saludos de los detenidos a sus seres queridos;
  • mejoró el acceso al agua potable para más de 507.300 personas, con inclusión de 82.500 desplazados, mediante la construcción o renovación de sistemas de abastecimiento de agua, la realización de reparaciones de emergencia, la instalación de tanques de agua y la distribución de agua con camiones cisterna;
Delegados del CICR dialogan con detenidos en la cárcel de Sulamaniyah. 

Delegados del CICR dialogan con detenidos en la cárcel de Sulamaniyah.
/ CC BY-NC-ND / CICR/ P. Krzysiek

  • organizó tres sesiones de capacitación para 45 técnicos que trabajan en plantas de tratamiento de agua en el sur de Irak, con miras a mejorar el mantenimiento de los sistemas de agua renovados por el CICR;
  • proporcionó formación in situ en atención maternoinfantil y en atención de urgencia en 13 centros de atención primaria de la salud estatales, que atienden a 400.000 personas;
  • restableció el funcionamiento de un centro de atención primaria de la salud en Ramadi, que había sufrido daños a raíz de los enfrentamientos;
  • prestó servicios de rehabilitación física a casi 17.800 pacientes, entre los cuales se contaban más de 300 refugiados sirios;
  • mejoró los canales de riego en beneficio de 24.700 personas y organizó actividades de "dinero por trabajo" en beneficio de más de 300 personas que residen en zonas afectadas por la violencia;
  • efectuó donaciones de dinero a más de 190 hogares pobres encabezados por mujeres, para ayudarles a poner en marcha pequeños emprendimientos;
  • ayudó a 646 de los hogares más pobres encabezados por mujeres a preparar la documentación necesaria para solicitar los beneficios de la seguridad social;
  • facilitó tres misiones de excavación realizadas conjuntamente por Irak e Irán en el sur de Irak, donde se recuperaron los restos de 338 personas; los restos de 210 iraníes y 19 iraquíes fueron repatriados o trasladados tras la celebración de tres ceremonias de entrega;
  • proporcionó a la Media Luna Roja de Irak la asistencia económica y el equipamiento necesarios para instalar un quirófano de emergencia, y ayudó a aumentar su flota de vehículos, a fin de apoyar las actividades humanitarias que la Sociedad Nacional despliega en todo el país;
  • promovió el respeto del derecho internacional humanitario y sensibilizó acerca del cometido del CICR mediante la organización de sesiones informativas en las que participaron más de 3.500 personas, entre ellas autoridades, miembros de las fuerzas armadas de seguridad, comunidades y dirigentes tribales y religiosos.

Para más información
Saleh Dabbakeh, CICR, Bagdad, tel.: +964 790 191 69 27
Sitara Jabeen, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 24 78 or +41 79 536 92 31