Página archivada:puede contener información desactualizada

Georgia / Federación de Rusia: el CICR se concentra ahora en la recuperación a largo plazo

03-09-2008 Resumen de actividades

El CICR amplía su apoyo a las personas ancianas y desplazadas en Georgia, donde las condiciones de seguridad siguen siendo inestables debido a la presencia de grandes cantidades de armas. Numerosas personas se desplazan con la intención de regresar a sus hogares.

     
    ©ICRC/J. Barry/ge-e-00346      
   
    Una aldea en los alrededores de Gori. Colaboradores del CICR hablan con los residentes, que están ansiosos por recibir noticias de sus familiares que huyeron del hogar.      
           

       
    ©ICRC/J. Barry/ge-e-00345      
   
    Una aldea en los alrededores de Gori. Un médico de la Cruz Roja Noruega atiende a una paciente.      
           

  Reseña  

     

Hasta ahora, el CICR proporcionó artículos de primera necesidad a más de 14.300 personas afectadas por el conflicto. De ese total, 12.200 eran personas desplazadas, 900 eran residentes de Georgia, y 1.170 eran personas desplazadas que habían huido de Osetia del Sur a la Federación de Rusia.

En total, la Institución ha proporcionado alimentos a casi 12.300 personas afectadas por el conflicto, entre las que se cuentan 9.300 personas desplazadas y 3.000 personas residentes en Georgia.

El CICR sigue recibiendo solicitudes de búsqueda de personas que han perdido el contacto con familiares, y de miembros de familias dispersas que desean reencontrarse o intercambiar noticias con sus seres queridos. El restablecimiento del contacto entre familiares sigue siendo una cuestión prioritaria para el CICR. La Institución también está preparada para facilitar la recuperación, el traslado y la entrega de restos mortales a los familiares.

El CICR sigue preocupado por las personas ancianas y los enfermos crónicos que han quedado en aldeas aisladas, en todas las zonas afectadas por las hostilidades, y hace los mayores esfuerzos posibles por llegar hasta esos lugares con ayuda médica y asistencia, en particular ayuda alimentaria y no alimentaria.

Las condiciones de seguridad siguen siendo inestables en muchas zonas debido a la presencia de grandes cantidades de armas. Numerosas personas se desplazan con la intención de regresar a sus hogares. Hasta que las personas desplazadas se hayan rea sentado, será imposible saber con exactitud cuántas familias han quedado desplazadas por los enfrentamientos y cuántas han regresado a sus lugares de origen. 

El CICR también anticipa las necesidades de largo plazo de decenas de miles de desplazados. Esas personas tienen un largo camino por delante, ya que muchas de ellas no podrán regresar a sus hogares a causa de las tensiones o porque sus viviendas han sido destruidas. Algunas no lograrán reparar sus viviendas a tiempo para el invierno y necesitarán ayuda adicional para sobrevivir durante los próximos meses. Conforme a la experiencia adquirida durante las operaciones de ayuda a las personas desplazadas por el conflicto anterior, desarrolladas durante los últimos 16 años, es necesario poner en práctica iniciativas microeconómicas y agrícolas, y rehabilitar centros de alojamiento.

 
Georgia 
 

  Delegación de Tiflis / oficina de Gori  

     

El 27 de agosto, la unidad sanitaria móvil del CICR comenzó a visitar aldeas aisladas en los alrededores de Gori. El primer día, los miembros del equipo pudieron examinar a 82 pacientes, principalmente personas ancianas que padecen diferentes problemas de salud, como dolores físicos y traumatismos, así como enfermedades crónicas, principalmente diabetes y enfermedades cardíacas. El equipo está integrado por cuatro colaboradores de la Cruz Roja, algunos de los cuales son miembros de la Cruz Roja Noruega, y por personal del Ministerio de Salud de Georgia. El equipo también realizó visitas sobre el terreno el 28 y el 29 de agosto. La unidad sanitaria móvil está equipada con materiales para atención primaria de la salud y para primeros auxilios.

El equipo se propone volver a visitar a las personas que están postradas y muy enfermas para prestarles nuevos cuidados. Jessica Barry, de la delegación de Tiflis del CICR, dice: " Estas personas sintieron gran alivio al ver que alguien las visitaba y se preocupaba por su salud. Temían ser olvidadas y parecían contentas de saber que nos estábamos ocupando de ellas " .

La operación humanitaria en favor de los desplazados en Georgia va concentrándose en Gori, más que en Tiflis, a medida que cada vez más desplazados regresan a su hogar. Las personas cuyas viviendas fueron destruidas o que no pueden llegar a sus aldeas se han trasladado desde centros de alojamiento en Tiflis a nuevos refugios en Gori, por lo cual el CICR sigue evaluando las necesidades de los nuevos desplazados, particularmente en lo que respecta al agua, el saneamiento, la asistencia y la salud.

El establecimiento de una oficina permanente del CICR en Gori, integrada por 17 personas, ha permitido a los equipos alcanzar aldeas más aisladas, al norte de Gori. La oficina de Gori cuenta con especialistas en los ámbitos del agua y el hábitat, la salud y la seguridad económica, así como con un experto en minas antipersonal que evaluará los riesgos que presentan las municiones sin estallar. Esta semana, se realizó una distribución de ayuda alimentaria y no alimentaria en aldeas situadas al norte de Gori.

En Tiflis, las personas que todavía no desean volver a sus hogares dejan las escuelas que han servido como centros de alojamiento, para trasladarse a refugios colectivos más grandes. El CICR sigue de cerca sus necesidades y les proporciona la ayuda necesaria.

Hasta ahora, el CICR ha ayudado a personas desplazadas residentes en 45 centros de alojamiento en Georgia.

El CICR ha proporcionado ayuda a cuatro hospitales y una clínica en las ciudades y aldeas de Gori, Kutaisi, Senaki y Kareli.

 
Georgia occidental / oficina de Zugdidi 
 

Esta semana, el CICR visitó cinco aldeas a lo largo del río Enguri, en particular Ganmujuri y Jurcha. Se estima que, en esta zona, quedan alrededor de 800 personas, en su mayoría ancianos. El CICR distribuyó ayuda alimentaria y no alimentaria entre los residentes de Jurcha. El CICR fue la primera institución humanitaria en visitar a los residentes de esa región desde que se inició el conflicto.

Cuando el CICR llegó a Ganmujuri, la aldea parecía desierta, pero pronto comenzaron a llegar personas ancianas que se agrupaban alrededor del equipo del CICR. Dijeron que la mitad de los habitantes de la aldea habían partido, sobre todo los hombres, las mujeres y los niños. La falta de transporte público les impedía comprar artículos básicos como pan, aceite y sal, y las pocas tiendas de la aldea estaban cerradas. El agua y la electricidad llegan desde Abjasia. El equipo del CICR en Zugdidi prevé seguir visitando las aldeas con regularidad en los próximos días y proporcionar ayuda complementaria.

 
Abjasia / oficina de Sujumi  
 

El CICR cuenta con una oficina en Sujumi, desde la que sigue de cerca la situación de las personas en esta región; observa la evolución de los desplazamientos y ayuda a la población residente en el valle de Kodori, donde se apresta a distribuir socorros alimentarios y no alimentarios (mantas y jabón) entre 200 familias durante las próximas dos semanas.

 
Osetia del Sur / oficina de Tsjinvali 
 

     

De los 89 detenidos que el CICR visitó y cuyos datos registró en Tsjinvali, los días 23 y 24 de agosto, 85 fueron transferidos por las autoridades de facto de Osetia del Sur a las autoridades georgianas, el 27 de agosto. Acceder a las personas detenidas o arrestadas en relación con el conflicto ha sido una de las mayores prioridades del CICR desde el comienzo del conflicto. 

El 26 de agosto, el equipo del CICR en Tsjinvali logró visitar algunas aldeas en los alrededores de de la ciudad. El equipo observó que algunas aldeas que se veían desde la carretera habían sufrido daños mucho más graves que otras. La visita al terreno se interrumpió debido a problemas de seguridad, cuando la gente empezó a hacer disparos al aire para festejar el reconocimiento de la independencia de Osetia del Sur y de Abjasia por parte de la Federación de Rusia. Por este motivo, el equipo no pasó más que unas pocas horas en el terreno antes de regresar a la oficina del CICR en Tsjinvali. Los viajes al terreno en las afueras de Tsjinvali han sido suspendidos hasta que mejoren las condiciones de seguridad.

Hay mucho por reconstruir en Tsjinvali, pero las autoridades locales, que se han hecho cargo de la situación, dedican sus esfuerzos a responder a las necesidades urgentes de la población de la ciudad. El hospital principal de Tsjinvali, dañado durante los enfrentamientos, está funcionando. Recibe apoyo del organismo de ayuda de la Federación de Rusia, Emercom. Uno de los mayores desafíos que afronta hoy el hospital es la falta de materiales estériles, ya que el personal no pudo esterilizar los equipos ni la ropa blanca debido a los cortes de agua y de energía eléctrica que tuvieron lugar durante las hostilidades.

El CICR tiene previsto ayudar a mejorar el sistema de abastecimiento de agua y de saneamiento del hospital y suministrar generadores a fin de afrontar los cortes de energía. A pedido de las autoridades sanitarias, el CICR proporcionó 500 juegos de materiales quirúrgicos al sector de maternidad del hospital, con lo cual sus necesidades quedarán cubiertas por un año. El CICR también está ayudando al hospital a desechar los residuos médicos de manera segura.

La oficina del CICR en Tsjinvali sigue reuniéndose con grupos de personas que han perdido el contacto con sus familiares o no tienen noticias de sus seres queridos. Algunas personas desean ansiosamente enviar mensajes de Cruz Roja a sus seres queridos que huyeron de los enfrentamientos, mientras que otras tratan desesperadamente de averiguar el paradero de parientes desaparecidos. 

El CICR está presente y realizando actividades en Osetia del Sur desde hace dos semanas. Se concentra en cuestiones relativas a la protección, como ayudar a miembros de familias que no tienen noticias de sus parientes en Osetia del Sur a restablecer el contacto con éstos, y prestar asistencia a personas que han quedado aisladas por los enfrentamientos.

El equipo del CICR, formado por unos 20 delegados y colaboradores nacionales, visita las aldeas aisladas en los alrededores de Tsjinvali, donde la situación en el plano humanitario sigue siendo frágil. La Institución evalúa las necesidades de las personas vulnerables y está lista para intervenir y proporcionarles la ayuda que necesiten.

El CICR está dispuesto a prestar apoyo a las autoridades en los esfuerzos destinados a garantizar que los restos humanos sean debidamente identificados y, en los casos posibles, entregados a sus familiares. 

 
Distrito meridional de la Federación de Rusia 
 

Desde el comienzo de la crisis, el CICR y la Cruz Roja de Rusia han proporcionado artículos domésticos esenciales, en partic ular mantas, ropa, pañales y jabón, a unas 1.170 personas en Osetia del Norte y en Kabardino-Balkaria, en la Federación de Rusia.

El CICR ha visitado 11 centros de alojamiento en Osetia del Norte, donde se alojan personas que tuvieron que huir de sus hogares. También se proporcionó asistencia, con inclusión de material para el tratamiento de heridas de guerra, a cinco centros de salud. Se distribuyeron socorros en dos centros de alojamiento de Kabardino-Balkaria y se llevó a cabo una misión de evaluación en Daguestán.

El CICR sigue constatando que cada vez más personas dejan la Federación de Rusia para regresar a Tsjinvali y otras partes de Osetia del Sur. Las recientes visitas realizadas por el CICR y la Cruz Roja de Rusia a cinco centros de alojamiento en Osetia del Norte demostraron que el número de personas desplazadas disminuye día a día y que algunos centros ya se han cerrado.

 
Actividades de las Sociedades Nacionales  
 

Conforme al Acuerdo de Sevilla y sus Medidas complementarias, el CICR ha asumido la función directiva de la respuesta humanitaria del Movimiento al conflicto armado, en consulta y cooperación con las Sociedades Nacionales de los países afectados, otras Sociedades Nacionales y la Federación Internacional.

Voluntarios de la Cruz Roja de Georgia (CRG) siguen distribuyendo ayuda alimentaria y no alimentaria entre personas desplazadas que residen en centros de alojamiento. La semana pasada, la CRG organizó la distribución de 74 paquetes en un centro de alojamiento en Tiflis. Los paquetes contenían azúcar, sopa, sal, aceite, leche concentrada, té, pañuelos de papel y otros artículos. La CRG también ha ayudado a realizar evaluaciones y a recaudar fondos a nivel local. El 26 y el 27 de agosto, unos 20 voluntarios de la CRG participaron en una sesión de educación sobre el peligro de las minas. Desde entonces, han visitado 112 centros de alojamiento y distribuido 7.000 folletos sobre el peligro de las minas entre las personas desplazadas.

En la Federación de Rusia, el CICR ha colaborado con las filiales de la Cruz Roja de Rusia en Osetia del Norte y Kabardino-Balkaria, a fin de proporcionar socorros de emergencia, en particular alimentos, mantas, jabón y ollas, a personas desplazadas por las hostilidades en Osetia del Sur. El personal y los voluntarios de la Cruz Roja de Rusia también ayudaron a registrar los datos de las personas desplazadas y evaluar sus necesidades en varios centros de alojamiento durante las evaluaciones conjuntas efectuadas con el CICR. La Cruz Roja de Osetia del Norte ha prestado apoyo psicológico y emocional a los desplazados, proporcionando, entre otras cosas, juegos para niños. Este programa recibió el apoyo de la Federación Internacional.

Algunos miembros del equipo del hospital de campaña de la Cruz Roja Noruega participan en la unidad sanitaria móvil que funciona con base en Gori (véase más arriba). El equipo noruego, que entró en acción pocos días después de iniciado el conflicto, ha proporcionado un valioso apoyo a las operaciones del CICR en diferentes niveles, en particular con respecto a las visitas médicas y la seguridad y la asistencia económicas. 

La Cruz Roja Suiza apoya al CICR en Georgia transportando por camión socorros de Turquía a Georgia, en particular, 1.500 colchones que se distribuyeron en ocho centros de alojamiento.

La Media Luna Roja de Turquía ha distribuido paquetes de alimentos entre 1.000 hogares en Gori. Coordina su apoyo con los socios del Movimiento en Tiflis, y la distribución se realizó en colaboración con la Cruz Roja de Georgia y las autoridades.

En consulta con el CICR y con el apoyo de la Cruz Roja de Georgia, la Cruz Roja Italiana abrió, en los mayores centros de alojamiento en Tiflis, dos comedores gratuitos capaces de alimentar a hasta 5.000 personas. El 28 de agosto, llegaron a Gori dos comedores más.