La delegación regional del CICR en Yaundé

19-04-2013 Introducción

La delegación regional del CICR para África central, establecida en Yaundé (Camerún) desde 1992, promueve la aplicación del derecho internacional humanitario en Angola, Camerún, Gabón, Guinea Ecuatorial, República del Congo y Santo Tomé y Príncipe. Asimismo, proporciona protección y asistencia a las personas desplazadas a causa de la violencia, realiza actividades de restablecimiento del contacto entre familiares, visita a personas detenidas y presta apoyo al desarrollo de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de la región.

Promoción del derecho internacional humanitario

El CICR mantiene un diálogo permanente con las autoridades políticas a fin de promover el derecho internacional humanitario (DIH) y su aplicación. Las consultas y conversaciones con las autoridades políticas camerunenses han permitido la incorporación de las infracciones del DIH en el actual proyecto de código penal en versión bilingüe, así como la ratificación de la Convención sobre Municiones en Racimo y del Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, relativo a la participación de niños en los conflictos armados.

Para favorecer la integración del DIH, el CICR propone cada año sesiones de sensibilización y de formación en los centros de entrenamiento de las fuerzas armadas y de seguridad, de la policía y la gendarmería de la región, así como también en la Misión para la Consolidación de la Paz en África Central (MICOPAX), establecida en  Libreville.

También promueve los principios fundamentales del DIH entre los representantes y actores influyentes de la sociedad civil. Además, se organizan sesiones de formación dirigidas a medios universitarios. En Camerún y la República del Congo, el concurso nacional de alegatos en DIH permitió que estudiantes de diversas universidades y grandes escuelas pusieran a prueba sus conocimientos sobre esta rama del derecho y las cuestiones humanitarias. La delegación regional de Yaundé y la oficina de Brazzaville disponen de un centro de documentación y acogida para el público estudiantil.

El CICR trabaja en colaboración con los actores subregionales, como la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEEAC), en Libreville, el Centro por los Derechos Humanos y la Democracia en África Central de las Naciones Unidas, en Yaundé, la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC), en Bangui, y la Oficina Regional para África Central de las Naciones Unidas (UNOCA), en Libreville.

Visitas a las personas privadas de libertad

A través de sus visitas a los lugares de detención en los países de la región, el CICR procura mejorar la protección de las personas privadas de libertad por razones de seguridad y de las personas detenidas particularmente vulnerables. Para ello, evalúa sus condiciones de detención y el trato que se les prodiga, durante las visitas que efectúa a lugares de detención en Angola (provincia de Cabinda), Camerún, Gabón, Guinea Ecuatorial y la República del Congo. 

Luego, transmite esas informaciones y recomendaciones a las autoridades competentes y mantiene con ellas un diálogo constante a fin de que se tomen medidas para mejorar las condiciones materiales de detención y el trato de los detenidos, principalmente el respeto de las garantías judiciales. En 2012, el CICR y las autoridades gabonesas procedieron a una evaluación de las condiciones de detención en los establecimientos del país, en la que se prestó especial atención a las cuestiones de salud. Luego elaboraron conjuntamente un plan de acción para mejorar la situación sanitaria en los centros penitenciarios.  Este plan se centra sobre todo en dos ejes: la formación del personal sanitario de los establecimientos penitenciarios y la aplicación de soluciones prácticas (a través de proyectos piloto) en dos cárceles seleccionadas de común acuerdo.

Restablecimiento del contacto entre familiares

El CICR hace todo lo que está a su alcance para reunir a las familias separadas a causa de un conflicto o de una catástrofe. Realiza búsquedas de personas desaparecidas y prestar ayuda a quienes desean restablecer el contacto con sus familiares. Desde principios de 2012, aunque no se registraron nuevos movimientos de población en la región que requirieran una intervención específica del CICR en el ámbito del restablecimiento del contacto entre familiares, los equipos siguieron tramitando una gran cantidad de solicitudes de búsquedas y de mensajes de Cruz Roja y, de este modo, dos niños pudieron reunirse con sus familiares. Asimismo, la delegación movilizó medios para prestar ayuda a las poblaciones damnificadas por la explosión de un depósito de municiones ocurrida el 4 de marzo de 2012 en Brazzaville, Republica del Congo. Se contó con voluntarios que se desplegaron en los sitios damnificados en apoyo a la Cruz Roja Congoleña y en cooperación con el Ministerio de Acción Humanitaria. De esta forma, se logró identificar 82 niños no acompañados, de los cuales 70 fueron reunidos con sus familiares dentro de los tres meses siguientes a la catástrofe. Se registraron 116 solicitudes de búsquedas presentadas por familiares, de las cuales se resolvieron 75.

Seguimiento de los migrantes en situación irregular

En diciembre de 2011, se llevó a cabo en la provincia angoleña de Lunda Norte, una misión de evaluación para analizar la situación humanitaria y el trato prodigado a las personas en situación irregular a la espera de ser deportadas. En mayo de 2012, el CICR abrió una oficina en Dundo, capital de esta provincia angoleña. El equipo del CICR, en estrecha colaboración con la oficina del CICR con base en Kananga, en la provincia de Kasai Occidental (República Democrática del Congo), registra los datos de niños separados de sus familias durante el proceso de deportación y, cuando es posible, procede a reunir a las familias. El CICR trabaja, asimismo, en estrecha colaboración con las autoridades angoleñas en pos de lograr que los derechos humanos y la dignidad humana se respeten a lo largo de todo el proceso de deportación.

Asistencia

En 2012, la delegación regional del CICR para África central, en colaboración con la Cruz Roja Congoleña, prestó asistencia a las poblaciones afectadas por la explosión de un depósito de municiones en Brazzaville.  
Para reducir lo más rápidamente posible los riesgos que corrían los habitantes, en marzo y abril de 2012, un equipo del CICR compuesto por “especialistas en neutralización de artefactos explosivos sin estallar”, llevó a cabo operaciones de limpieza y protección de las zonas más duramente afectadas.

Setenta voluntarios de la Cruz Roja Congoleña, capacitados por el CICR, recorrieron los barrios contaminados para informar a la población sobre los riesgos vinculados a los restos de explosivos y sobre las medidas y comportamientos adecuados que se deben observar. Para evitar un eventual estrés postraumático, el CICR prestó apoyo psicológico a los equipos de la Cruz Roja y a los empleados de la morgue. Los niños separados de sus familiares debido a los acontecimientos contaron con la asistencia del CICR, que les proporcionó vestimenta, alimentos y diversos artículos.

Para posibilitar que los centros de salud próximos a los sitios de personas desplazadas puedan hacer frente a la afluencia de pacientes, el CICR y la Cruz Roja Congoleña entregaron a tres de ellos medicamentos suficientes para satisfacer las necesidades de un millar de personas durante tres meses. Asimismo, el CICR puso a disposición un médico forense para respalde la capacitación de los empleados de la morgue municipal de Brazzaville.

Cooperación con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja

El CICR trabaja con las Sociedades Nacionales de la región con el objeto de prestar apoyo y fomentar sus capacidades operacionales, sobre todo en lo referente a preparación e intervención en casos de emergencia, restablecimiento del contacto entre familiares, comunicación, promoción de las normas del DIH y de los Principios Fundamentales del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.
La delegación regional del CICR para África central está establecida en Yaundé. Tiene a su cargo una misión en Guinea Ecuatorial (Malabo) y oficinas en Libreville, Brazzaville, Luanda y Dundo (provincia angoleña de Lunda Norte). El CICR cuenta con 55 colaboradores en el conjunto de los países en los que actúa la delegación regional.