Desaparecer dos veces: el drama de muertos sin nombre en cementerios de Colombia

10 diciembre 2015
Desaparecer dos veces: el drama de muertos sin nombre en cementerios de Colombia
Tumbas de personas no identificadas en Bocas de Satinga, Nariño, sur de Colombia. CC-BY-NC-ND/María Cristina Rivera

En Colombia hay registros de cerca de 78.000 personas desaparecidas. Pero nunca conoceremos la cifra exacta. Muchos de ellos se encuentran en tumbas marcadas como ‘NN’ en cientos de cementerios del país. Otros ni siquiera cuentan con una sepultura adecuada y fueron enterrados junto con otros muertos que perdieron sus nombres.

“La desaparición de los cuerpos de personas no identificadas es un dilema tremendo. Físicamente, estas personas vuelven a desaparecer por el manejo inadecuado de sus cuerpos en los cementerios. El impacto sobre las familias se multiplica, porque esos cuerpos quedan sin un registro, sin la dignidad y el respeto que merece una persona muerta”, dice Udo Krenzer, coordinador forense para Suramérica del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

En 2014, el Ministerio del Interior inició el proyecto ‘Búsqueda de personas no identificadas en cementerios’. Hasta el momento se han diagnosticado 255 cementerios en los que se encontraron cerca de 7.600 personas no identificadas o cuerpos que sí están identificados pero que nunca fueron reclamados por los familiares.

Las dificultades para recuperar la identidad de estas personas son incontables, como “el acceso al territorio, las comunicaciones, la logística y la falta de recursos”, afirma Carlos Valdés, director del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Además, la histórica escasez de registros en muchos cementerios ha contribuido a la falta de información confiable sobre la cantidad y ubicación exacta de los cuerpos no identificados. “Lamentablemente, los registros no son muy minuciosos en nuestro país. En algunos cementerios la memoria del lugar queda solo en el sepulturero", explica Jenny Martínez, encargada del tema en la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio del Interior.

El temor que sienten muchas comunidades es otro de los obstáculos. Ginna Camacho, coordinadora técnica de la ONG Equitas (Equipo Colombiano Interdisciplinario de Trabajo Forense y Asistencia Psicosocial) afirma que “así las personas de la comunidad sepan quién es esa persona no identificada, no lo dicen porque los pueden matar.

“En los talleres que hacemos nos han contado que si hay un cuerpo en un lugar específico, ahí mismo hacen la fosa o la bóveda y lo entierran. Son cementerios clandestinos, donde la gente sabe que hay cuerpos pero no dice nada porque puede terminar ahí también”, agrega Camacho.

Fuente: Sistema de Información de Red de Desaparecidos y Cadáveres (SIRDEC). Descargue imágenes en alta resolución sobre el tema de la desaparición en Colombia.

Están muertos, pero merecen un trato digno

Una de las preocupaciones de los forenses y especialistas que trabajan la problemática de personas no identificadas en los cementerios es que esos cuerpos no suelen recibir el mismo respeto y dignidad que los muertos que sí tienen nombre.

En el diagnóstico que está realizando el Ministerio del Interior se han encontrado cementerios que se convierten en basureros, donde la comunidad arroja deshechos cuando no pasa el camión de la basura. Se ha perdido el respeto, opina Martínez.

Es triste. En el marco de nuestro conflicto armado, perdimos esa dignificación de los muertos y vemos a estas personas como cosas.

Por eso, según Martínez, la mayor de las dificultades es lograr un cambio de cultura para que la sociedad empiece a ver a las personas no identificadas como seres humanos: "Encontramos lugares donde ha habido mucha violencia a las personas ya no les interesa la vida y, por ende, menos les interesa la muerte. Pero si usted tuviera a una persona desaparecida, a usted le gustaría creer que alguien está cuidando ese cuerpo".

¿Qué hacemos frente a los casos de desaparición en Colombia
  • Damos ayuda psicológica y económica a los familiares de los desaparecidos y los guiamos en los trámites que deben hacer en la búsqueda de sus seres queridos
  • Construimos bóvedas, osarios y morgues en cementerios que necesitan esta infraestructura. Este año, entregaremos 200 bóvedas y 261 osarios al cementerio central de Buenaventura.
  • De la mano de la ONG Equitas, capacitamos a los sepultureros y administradores de los cementerios sobre el manejo de cuerpos no identificados.
  • Capacitamos a fiscales e investigadores sobre buenas prácticas para la búsqueda, registro e identificación de personas desaparecidas.
  • Recuperamos los cuerpos de personas no identificadas en zonas de difícil acceso.