Irak: el CICR refuerza su respuesta humanitaria alrededor de Mosul

23 febrero 2017
Irak: el CICR refuerza su respuesta humanitaria alrededor de Mosul

Bagdad (CICR) – Ante la escalada de los enfrentamientos en las cercanías de la ciudad iraquí de Mosul, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) aumenta su presencia en el terreno para responder con urgencia a las nuevas necesidades humanitarias que puedan surgir. Estamos enviando dos equipos quirúrgicos adicionales a los hospitales que reciben heridos de las líneas del frente, al tiempo que se preparan reservas de alimentos y otros artículos de primera necesidad para distribuir entre los desplazados por la violencia.

"Cuando empiecen a huir desde el oeste de Mosul, prevemos que muchas personas llegarán en malas condiciones. Se han cortado las vías de abastecimiento en esa parte de la ciudad, con lo cual ha habido escasez de alimentos, agua, combustible y medicamentos. No sabemos con qué vamos a encontrarnos", explica Dany Merhy, coordinador sobre el terreno del CICR en Erbil. La parte oeste de la ciudad tiene una alta densidad de población. Por eso, el CICR está sumamente preocupado por la seguridad y el bienestar de cientos de miles de personas que optan por permanecer allí o que no pueden marcharse en este momento.

El CICR está enviando personal de salud adicional —cirujanos, enfermeros traumatológicos, anestesistas— a hospitales que reciben heridos de las líneas del frente para ayudar a que las instalaciones médicas puedan hacer frente a las demandas cada vez mayores de tratamiento y atención de emergencia. Este despliegue cuenta con el apoyo de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de Finlandia, Noruega y Alemania. Desde octubre de 2016, un equipo quirúrgico del CICR viene trabajando en el hospital de Sheijan, cerca de Mosul.

"Todas las partes deben hacer lo que esté a su alcance para proteger a los civiles que permanezcan en Mosul, de la misma manera que deben habilitar una salida segura para quienes abandonen la ciudad", afirmó la jefa de delegación del CICR en Irak, Katharina Ritz. "También deben hacer todo lo posible para minimizar el daño a las viviendas de la población civil, así como a la infraestructura esencial para su supervivencia, y evitar el uso de armas explosivas en zonas pobladas debido al gran daño que ocasionan."

Desde el comienzo de la ofensiva en Mosul, el CICR ha provisto de alimentos, agua potable y artículos de primera necesidad a más de 130.000 personas. Ha instalado quirófanos y distribuido material para la atención de heridos de guerra, entre otros suministros médicos, a estructuras sanitarias que pueden ayudar a atender a más de 280.000 pacientes. El CICR también ha colaborado en la capacitación del personal de emergencia.

Para más información:
Sara Alzawqari (inglés/árabe), CICR, Bagdad, +964 790 191 69 27
Iolanda Jaquemet, CICR, Ginebra, + 41 79 447 37 26