La vicepresidenta del CICR declara que los Estados deben poner fin al suministro de armas que agrava los sufrimientos humanos

22 agosto 2016
La vicepresidenta del CICR declara que los Estados deben poner fin al suministro de armas que agrava los sufrimientos humanos

Ginebra (CICR) – La vicepresidenta del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha exhortado a los Estados de todo el mundo a poner fin al suministro de armas y municiones a las partes en conflictos armados que violan el derecho internacional humanitario (DIH). En un discurso pronunciado ante la segunda Conferencia de Estados Partes en el Tratado sobre el Comercio de Armas, celebrada en Ginebra, la señora Christine Beerli destacó el "insuficiente control" de la transferencia de armas convencionales.

"La proliferación de armas y municiones facilita las violaciones del DIH y del derecho de los derechos humanos, incluidos los actos de terrorismo y de violencia sexual y basada en el género. Alimenta una interminable espiral de violencia, que da lugar a conflictos armados prolongados", dijo la señora Beerli.
Señaló que, de Siria a Sudán del Sur y de Libia a Yemen, el flujo de armas ha tenido "consecuencias terribles" para los hombres, mujeres y niños civiles. En América Latina, la violencia armada ha provocado una situación humanitaria alarmante en varios países.

La señora Beerli manifestó que el Tratado sobre el Comercio de Armas ofrecía a los Estados una nueva oportunidad de mejorar la situación mediante la supresión de las transferencias de armas a zonas de conflicto donde se cometían violaciones del DIH.

"El núcleo del tratado reside en sus objetivos humanitarios: los imperativos morales y jurídicos de prevenir el sufrimiento humano y respetar y hacer respetar el DIH y los derechos humanos a través del control estricto de las transferencias de armas. Ello, a su vez, creará un entorno propicio para fortalecer la seguridad a nivel regional y mundial", dijo la señora Beerli.

En la conferencia, se examinará la creación de un fondo fiduciario voluntario destinado a apoyar a los países que necesitan asistencia para implementar el tratado. Esta medida podría ayudar a los Estados a gestionar sus reservas de armas, como así también a controlar sus fronteras. El CICR insta a que todos los Estados que estén en condiciones de hacerlo contribuyan a este fondo.

El Tratado sobre el Comercio de Armas, cuyo objetivo es reglamentar el comercio internacional de armas convencionales, entró en vigor en diciembre de 2014. El Tratado ha sido ratificado por 87 países. Otros 46 Estados lo han firmado, pero no lo han ratificado.

Para más información:
Jennifer Tobias, tel.: +41 79 536 92 48

 

Vea también :

  • El Tratado sobre el Comercio de Armas: cumplir la promesa

Suscríbase a nuestro boletín