México y América Central

Editorial México y América Central: "La urgencia de una respuesta coordinada ante la violencia silenciosa"

Artículo 23 abril 2024 México Guatemala Honduras El Salvador Panamá

Por Olivier Dubois, jefe de la delegación regional del CICR para México y América Central

Un joven desaparece en el trayecto migratorio casi sin dejar huellas. Una adolescente sobrevive a un ataque sexual y, por miedo, no busca ayuda. Una familia decide de un momento a otro abandonar su hogar para huir de la violencia. Ninguno hace ruido.

Son estas violencias silenciosas las que más nos preocupan, pues corren el riesgo de pasar inadvertidas aun cuando perturban la tranquilidad y los sueños de familias y comunidades enteras. Solo desde la cómoda distancia podría parecer que no pasa nada y que el silencio no es miedo, sino sosiego.

En México y América Central, donde miles de personas sufren cada día las consecuencias visibles e invisibles de situaciones de violencia sostenida, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se esfuerza por escucharlas, acompañarlas y trazar, junto con ellas, una respuesta humanitaria que atienda sus necesidades, sobre todo aquellas de protección. Nuestra misión es inquebrantable: hacer todo cuanto está en nuestras manos para aliviar y prevenir el sufrimiento humano.

Sabemos que la respuesta humanitaria a las personas afectadas por la violencia únicamente puede ser efectiva cuando es coordinada. Es obligación de los Estados, de la comunidad internacional y de la sociedad acercarse a la dolorosa realidad que viven las víctimas, reconocer y visibilizar sus necesidades y redoblar esfuerzos para aliviar su sufrimiento. Independientemente de su origen, género, orientación sexual o situación migratoria, todas las personas afectadas por las consecuencias humanitarias que generan las situaciones de violencia deben ser protegidas y tratadas con dignidad.

Impulsar la diplomacia y cooperación internacional es clave para que se adopten medidas efectivas para la protección de estas personas. El costo humano de la violencia no debe pasar inadvertido, y las historias de miles de personas no deben quedar en el olvido. La región no puede ser indiferente ni acostumbrarse a la violencia ni a sus consecuencias; visibilizarla y tratar con dignidad a las víctimas es en sí una respuesta que contribuye a buscar soluciones a los problemas humanitarios que afectan a la región: migración, desaparición, desplazamiento forzado y la situación de las personas privadas de libertad.

Por ello, como actor neutral, impulsamos y respaldamos espacios humanitarios que nos permitan abordar cuestiones fundamentales de protección y fomentar la cooperación regional para responder a ellas. Trabajamos con los Estados de la región para desarrollar o fortalecer mecanismos de protección, construir e implementar marcos normativos apegados a derecho y estándares internacionales, promovemos el derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos. Frente a un mundo convulso y cada vez más fragmentado, es un imperativo proteger esos espacios para preservar la humanidad.

Hemos sido parte de iniciativas que representan una esperanza. En 2023, en conjunto con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNB) de México, y con la participación de autoridades mexicanas, de Honduras, El Salvador, Guatemala y Panamá, realizamos un foro regional con el objetivo de explorar las vías jurídicas por las cuales se podría realizar el intercambio de información para la búsqueda, localización e identificación de personas desaparecidas en el contexto de migración.

Intercambiar información homologada de forma sistemática significa estar un paso adelante en la búsqueda de personas, y tener más posibilidades de localizarlas e identificarlas, en el caso de que hayan fallecido. Estamos convencidos de que este importante esfuerzo regional es un paso firme para dar respuesta a los miles de familias que buscan a sus seres queridos.

Contar con estos espacios es clave para seguir promoviendo la protección de los derechos de las personas desaparecidas, fallecidas y sus familiares.

El sufrimiento de todos aquellos afectados por la violencia no debe ser ignorado. No podemos permitirnos ser indiferentes ante el dolor y la incertidumbre que enfrentan aquellas personas que son privadas de sus seres queridos, de su hogar, de su seguridad y de su tranquilidad. 

Conoce más de nuestro trabajo en México y América Central

Para descargar nuestros balances humanitarios por cada país que cubre la Delegación, dale clic a cada una de las imágenes a continuación.