Colombia, vivir en medio del conflicto: Episodio 6 - Mileyni, la niña que sobrevivió al conflicto en Colombia

Los episodios se estrenarán individualmente cada 15 días y se podrán leer en nuestra página web.

13 julio 2021
Colombia, vivir en medio del conflicto: Episodio 6 - Mileyni, la niña que sobrevivió al conflicto en Colombia

Un adulto que estaba en la escuela donde estudiaba Mileiny pisó un artefacto explosivo y perdió su pie derecho. A los estudiantes no les explicaron lo sucedido ni los cuidados que debían tener. Hoy, con su voz fuerte y segura, Mileiny da unas recomendaciones para adultos y niños, pues si ella hubiera sabido cómo evitar ese peligro su historia hubiera sido otra.

Transcripción

[Mileiny Ramírez]: Soy es Mileiny Ramírez Guevara, tengo 29 años de edad...

[Deysa Rayo]: Mileiny tiene muchas ocupaciones. Es mamá de dos hijos, profesional en trabajo social y...

[Mileiny Ramírez]: Soy líder de una asociación llamada Asovivir Norte de Santander. Soy representante ante la mesa municipal, departamental y nacional de participación efectiva de víctimas por el hecho victimizante de minas antipersonal.

[Deysa Rayo]: A sus 8 años Mileiny correteaba animales en el patio de su casa, jugaba en la escuela y era muy dedicada a sus clases.

Sin embargo, pasar su infancia en un territorio afectado por el conflicto armado y la violencia tuvo muchos desafíos.

[Mileiny Ramírez]: En el año 99 hubo mucha violencia en el Catatumbo. Nosotros sufrimos el desplazamiento forzado, mi mamá, mis hermanos y yo salimos desplazados, con lo mucho o poco, teníamos unos bolsitos cada uno con su ropa. Para ese entonces tenía yo 8 años, o sea hace 21 años. De ahí nos fuimos a recorrer casi todo el país.

[Deysa Rayo]: Bienvenidos a "Colombia: vivir en medio del conflicto". Soy Deysa Rayo y los estaré acompañando en este espacio creado por el Comité Internacional de la Cruz Roja para compartir las historias que están detrás de las estadísticas, historias de personas que, como Mileiny, se enfrentan a la adversidad, se levantan, trabajan y hoy quieren compartir sus experiencias para evitar que más personas sufran accidentes similares.

[Deysa Rayo]: Antes de empezar advertimos que este episodio puede contener descripciones sensibles, que no son aptas para todo público.

[Deysa Rayo]: Como Mileiny, muchos menores de edad y jóvenes que viven en zonas rurales ven limitadas sus oportunidades de acceso a la educación, especialmente porque sus padres tienen miedo de enviarlos por lugares donde constantemente hay peligros, como enfrentamientos o artefactos explosivos.

[Mileiny Ramírez]: En el 2005 inicié a estudiar con 14 años el quinto de primaria, no era porque era mala estudiante, simplemente porque [de] tanto desplazamiento que vivimos no podíamos terminar los estudios, entonces nuevamente retomé el quinto de primaria.

[Deysa Rayo]: Ese mismo año, un adulto que estaba en la escuela donde estudiaba Mileiny pisó un artefacto explosivo y perdió su pie derecho.

A los estudiantes nunca les explicaron lo que había sucedido, ni les advirtieron sobre los cuidados que debían tener. Solo unas cuantas personas les comentaban que no se acercaran porque era peligroso.

Si Mileyni hubiera sabido qué hacer o cómo evitar ese peligro su vida hubiera sido otra.

[Mileiny Ramírez]: Era un lunes festivo, 9 de mayo del 2005. La profesora después en la mañana teníamos clase, ella nos dijo, la profesora Alejandra, que fuéramos a hacer una tarea de sociales.

A mitad de camino me dieron ganas de orinar, pues como toda niña del campo, del pueblo, iba a orinar ahí en la orilla de la carretera, pero venía un carro y me metí para la trocha, para el monte.

En ese momento me acuerdo [de] que la acción de la mina me alzó y caí, quedé consciente, pero gracias a Dios no sentía dolor, solamente me miraba toda sucia, empolvada, me miré mi brazo izquierdo, mi brazo derecho, tenía una herida abierta. Cuando me miro mi pie derecho, no tenía, solo tenía la mitad de mi pie; tenía el talón, pero solo la mitad. La mina me había quitado medio pie y estaba botando mucha sangre; me dolía la cara, como pude salí y me senté; gritaba a la vez me reía y a la vez lloraba.

[Deysa Rayo]: La gente que vivía cerca al lugar donde ocurrió el accidente ayudó a Mileyni. La llevaron al puesto de salud más cercano, pero fue toda una odisea. No había una ambulancia cerca, así que la llevaron como pudieron y lograron salvarle la vida.

Las dificultades después fueron muchas. Mileyni recuerda que mientras crecía tuvo que cambiar de prótesis muchas veces porque su cuerpo cambiaba. Este fue un reto adicional para ella además de lo difícil que fue crecer en medio de la guerra.

Hoy, con su voz fuerte y segura, por la experiencia que le dejó el accidente, nos da estas recomendaciones:

[Mileiny Ramírez]: El mensaje para los niños es que, por favor, cuando vayan por el camino, no corran, no se la pasen brincando; dedíquense solamente a caminar por el camino seguro, por donde siempre transitan las personas. Por favor, por ningún motivo recojan ningún objeto extraño, si tienen ganas de orinar o cualquier necesidad, háganlo antes de salir de casa o aguántense cuando lleguen a casa. Si les da sed, no tomen agua de ninguna fuente que haya por ahí, en zonas donde hay conflicto o en zonas donde probablemente pueden haber minas antipersonal. Comprendo que uno como niño es muy curioso, pero, por favor, no lo hagan.

Y a los papitos les quiero decir que traten de hacer el máximo esfuerzo de dedicarles tiempo a los niños. Si los niños tienen que ir, acompáñenlos, porque es muy duro que mandan a los niños solitos a la escuela y cuando son zonas de conflicto es muy peligroso; acompáñenlos, acomódense con los vecinos y traten... hoy en día va uno y luego sigue el otro, organícense, pero no dejen a los niños solos.

[Deysa Rayo]: Pero ¿cómo saber qué camino o lugar es seguro?

Para empezar, los caminos seguros son aquellos que suelen ser transitados por muchas personas, en los que no han ocurrido accidentes o incidentes y donde no se ha reportado la presencia de minas antipersonal, municiones sin explosionar ni trampas explosivas.

Para saber cuál lugar es seguro puede informarse con la comunidad en su vereda o municipio.

También es importante que trate de utilizar los caminos durante el día y que evite salir de ellos para tomar atajos, buscar señal de celular, buscar agua, alimentos o madera, o para hacer sus necesidades fisiológicas. Evite también transitar de noche, mejor viaje de día. ¡Salga y regrese de día!

Y recuerde que los menores de edad deben jugar solo en lugares y caminos seguros, y mantener informados a sus padres sobre donde se encuentran. Además, es vital que las actividades recreativas o deportivas únicamente se practiquen en lugares seguros.

[Deysa Rayo]: En los últimos años el Comité Internacional de la Cruz Roja ha identificado un aumento preocupante en el número de eventos por artefactos explosivos.

La presencia de artefactos explosivos genera consecuencias humanitarias directamente en la población civil, que está protegida por las normas de la guerra.

El CICR asiste a las personas víctimas de artefactos explosivos y apoya a las comunidades para que elaboren sus planes de contingencia, teniendo en cuenta sus propios mecanismos de respuesta con el fin de prevenir accidentes por artefactos explosivos.

Gracias por escucharnos. Soy Deysa Rayo y este es el podcast "Colombia: vivir en medio del conflicto".

Agradecemos a Mileiny por compartirnos su historia. La reportería y el guión son de Clara Araújo y Juan Gabriel Luna, y la producción es de Akorde Podcast.

Gracias por escucharnos. Hasta la próxima.

 ← VOLVER A LA PÁGINA DEL CICR EN COLOMBIA