Siria aún está en crisis: el mundo y los donantes no deben darle la espalda

Declaración conjunta del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación Internacional) sobre la sexta Conferencia de Bruselas "Apoyar el futuro de Siria y su región".
Comunicado de prensa 10 mayo 2022 Siria Líbano Jordania Irak

A 11 años del inicio de una crisis que no da tregua, el Comité Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja insta una vez más a la comunidad internacional a no dejar de lado las necesidades humanitarias que siguen apremiando a los sirios. Es el momento de ejercer una solidaridad duradera y un apoyo basado en el compromiso para ayudarlos a afrontar las hostilidades actuales, las grandes dificultades económicas, una infraestructura desarticulada y enormes necesidades humanitarias en todo el país. Al menos 14,6 millones de personas necesitan asistencia y dependen de la ayuda humanitaria hoy más que nunca.

Los actores humanitarios, entre ellos, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Movimiento), prestan ayuda vital en respuesta a necesidades muy acuciantes. Pese a los obstáculos políticos y de seguridad, estamos hallando maneras de reparar infraestructuras esenciales y de procurar que la población acceda a servicios básicos, como agua potable, electricidad y atención sanitaria en buen funcionamiento. Para poder afrontar estos desafíos humanitarios, necesitamos apoyo económico continuo por parte de la comunidad internacional.

La importancia del apoyo para mantener actividades humanitarias esenciales es incalculable. Si bien la atención del mundo se ha desviado hacia otras crisis, como la de Ucrania, en Siria millones de personas no han dejado de padecer necesidades.

El conflicto armado en Ucrania agrega un nivel más de dificultad a la situación en Siria", señaló Fabrizio Carboni, director regional del CICR para Oriente Medio y Oriente Próximo. "Nos preocupa que haya más inseguridad alimentaria y aumentos de precios permanentes. Si el conflicto en Ucrania terminara mañana, aun así tendríamos muchos problemas derivados de los efectos de la crisis climática y de la presión que esta ejerce sobre los recursos hídricos y la producción alimentaria.

 

Nuestro Movimiento ha respondido a las necesidades de la población siria desde los primeros días del conflicto, momento en el cual voluntarios y miembros del personal prestaron asistencia vital en zonas donde otros actores no pueden llegar. Sin su ayuda, esta catástrofe humanitaria habría sido mucho peor. Todos los meses, prestamos asistencia a millones de personas en Siria. Para que esta labor esencial pueda continuar, el personal humanitario debe tener acceso sostenido, seguro y sin motivación política a todas las personas, familias y comunidades que necesitan ayuda. Solicitamos a los Estados y a todas las partes en conflicto que respeten el derecho internacional humanitario en sus operaciones.

El Dr. Hossam Elsharkawi, director regional de la Federación Internacional para Oriente Medio y Norte de África observó: "Con la crisis en Ucrania vimos que, gracias a la disminución de las medidas restrictivas para las actividades humanitarias, nuestro Movimiento pudo llegar rápidamente a millones de personas que necesitaban asistencia de manera urgente. Pido a los donantes que muestren la misma flexibilidad respecto del contexto sirio. Idealmente, aplicando las mismas exenciones y licencias humanitarias. De esa manera, se crearán mejores condiciones para minimizar sufrimientos innecesarios y preservar la dignidad de las personas afectadas."

Millones de sirios que viven fuera de su tierra siguen necesitando ayuda. La mayoría de las personas que han huido de la violencia en Siria hoy se hallan en países vecinos. En Turquía, Líbano, Jordania e Irak, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prestan apoyo a quienes han escapado, así como a las comunidades que los acogen. Algunos países europeos han puesto en marcha diversas actividades para ayudar a los sirios a integrarse en sus comunidades de acogida, desde programas de apoyo psicosocial hasta centros de recepción, pasando por procedimientos para facilitar la reunificación de familiares separados.

 

Contactos para más información:

CICR: Jesus Serrano Redondo (Ginebra)
M +41 79 275 69 93 jserranoredondo@icrc.org
Federación Internacional: Rana Sidani Cassou
M: +41 76 671 57 51 / +33 6 75 94 55 15
rana.cassou@ifrc.org