Venezuela: condiciones de higiene y saneamiento dignas para los heridos y enfermos

Venezuela: condiciones de higiene y saneamiento dignas para los heridos y enfermos

Una labor fundamental para un hospital, pero que muchas veces podría pasar desapercibida, es la de saneamiento. El equipo encargado de esta función trabaja 24 horas al día, 365 días al año para asegurarse de que las condiciones de higiene y limpieza sean aptas para el trabajo del personal y la recuperación de los pacientes en el hospital
Artículo 15 diciembre 2021 Venezuela

En el caso del Complejo Hospitalario Universitario Ruiz y Páez, el más grande de Bolívar, uno de los estados más afectados por la violencia armada al sur de Venezuela, mantener en buen estado el área de emergencia es vital para prestar un buen servicio a los pacientes heridos y politraumatizados que acuden a este hospital. En este centro, el equipo de saneamiento ha implementado desde febrero de 2021, un instrumento diseñado por el CICR, para monitorear las condiciones de higiene en el centro de salud.

La herramienta consiste en una lista de criterios que deben cumplirse para el buen estado del centro y que los encargados de saneamiento cotejan cada dos semanas para saber qué se cumple y qué no. Por ejemplo, revisan que todos los contenedores de basura estén disponibles en los lugares requeridos, que todo el personal que trabaja en la sala de emergencias use uniformes médicos, que los puntos de lavado de manos están disponibles con jabón líquido y un sistema de secado (en el área exterior de fregado), entre otros.

El uso de esta herramienta permite retratar la situación en un momento específico, sea el estatus de higiene de un mes, de un trimestre u otro período, lo que facilita el seguimiento general de las condiciones con un instrumento que mide una serie de estándares mínimos de higiene.

La licenciada Vicky César, encargada de prevención y control de infecciones intrahospitalarias de este centro de salud y de la aplicación del instrumento, resalta que "es primordial para el control y prevención de las enfermedades que pueden adquirirse durante la estadía de los pacientes en el hospital".

También señala que entre las ventajas del uso del instrumento se encuentra mejorar las condiciones del personal de salud, así como generar conciencia en todos, no solo en los encargados del saneamiento, lo que ha fortalecido la colaboración de todo el personal.

En ese sentido, la responsable del equipo de saneamiento de este centro de salud, Fanny Martínez, considera que "ahora se sienten más cómodos y se han reforzado las medidas de bioseguridad; se sienten más seguros y pueden tomar más precauciones gracias a que tienen suficiente jabón, guantes, agua. La Emergencia ha cambiado, huele diferente y las muchachas están más protegidas".

Y esa protección viene dada no solo por el uso del instrumento, sino también por el hecho de contar con los recursos necesarios para poder cumplir los criterios, como limpiadores, cloro, jabón, escobas, mopas, bolsas, guantes, bragas, botas, delantales, tobos, entre otros.

Por eso, el CICR, que apoya específicamente a la Unidad de Emergencia del hospital, realiza donaciones periódicas de los insumos requeridos para este trabajo de limpieza. De esta forma, el equipo de Fanny puede llevar adelante su labor de mejor manera y se siente estimulado para seguir haciéndolo. "Es más satisfactorio hacer el trabajo así", afirma.

La mejora en las condiciones para el equipo de saneamiento se traduce en beneficios para todo el hospital. En primer lugar, previene las infecciones asociadas a la atención en salud o infecciones intrahospitalarias. Es decir, que una persona que ingrese -por ejemplo- por una fractura, no adquiera alguna infección en la sala de emergencia. Luego, se suma el fortalecimiento de un ambiente laboral seguro para el personal de salud. Y, finalmente, un ambiente limpio también les genera a pacientes y familiares una sensación de seguridad y comodidad.

El personal de limpieza sabe que la higiene es un proceso continuo y que todavía puede mejorar. Aun así, se sienten contentos porque "los usuarios se dan cuenta del cambio y lo han comentado", dice Fanny. Y su equipo así lo confirma pues "no se parece en nada a lo que había antes", según Anabel (camarera) y "los pacientes están muy agradecidos" cierra Ángel (pasillero).

El CICR apoya a la Emergencia del Hospital Ruiz y Páez en el área de saneamiento a través de:

-Formaciones sobre cloración de agua para desinfección.
-Formaciones sobre uso de equipos de protección personal en el área COVID-19.
-Donaciones de jabón líquido de manos, cloro, limpiador de pisos, bolsas plásticas, bragas y mascarillas protectoras, guantes, botas, escobas, palas, coletos, entre otras cosas para garantizar que los trabajadores de mantenimiento puedan hacer su labor con seguridad y mayor comodidad.