Zimbabue: mejora del acceso al agua en el Complejo Carcelario Chikurubi

24 abril 2015
Zimbabue: mejora del acceso al agua en el Complejo Carcelario Chikurubi
Un recluso de la Cárcel de Máxima Seguridad Chikurubi busca agua potable en un punto de abastecimiento de agua. El nuevo sistema de abastecimiento de agua beneficia a más de 10.000 personas. CC BY-NC-ND/CICR/Jesilyn Dendere

Los reclusos, los oficiales de la cárcel y las familias de los oficiales que viven en el complejo tienen dificultades para abastecerse de agua. El CICR respondió inicialmente a sus necesidades con la donación de un tanque de agua de 10.000 litros en 2009.

En 2012, el Servicio Penitenciario y Correccional de Zimbabue lanzó la primera fase de un proyecto para rehabilitar el sistema de abastecimiento de agua de todo el complejo carcelario con apoyo del CICR y de la Autoridad Nacional de Agua de Zimbabue. Esta fase se puso en marcha oficialmente en abril de 2015, tras completarse y probarse las instalaciones.

Reclusos de la Granja-Penal Chikurubi, con orientación de los oficiales del Servicio Penitenciario y Correccional de Zimbabue, construyen una de las tres estructuras para proteger las bombas de los pozos que abastecen de agua al complejo carcelario.

Aunque se encargó al Servicio Penitenciario y Correccional de Zimbabue la construcción de las estructuras para proteger las bombas y la tarea de cavar, colocar tuberías y conectarlas con los tanques de la Autoridad Nacional de Agua de Zimbabue, el CICR hizo la perforación y equipó los tres pozos de abastecimiento de agua.

Reclusos de la Granja-Penal Chikurubi colocan las tuberías que conectan los tres pozos con los tanques de agua de la Autoridad Nacional de Agua de Zimbabue que ya abastecían previamente el Complejo Carcelario Chikurubi. El complejo se compone de tres centros penitenciarios: la Granja-Penal Chikurubi, la Cárcel de Mujeres Chikurubi y la Cárcel de Máxima Seguridad Chikurubi. En el complejo hay también un centro de formación y lugares de residencia para los oficiales de las cárceles y sus familias.

Reclusos de la Granja-Penal Chikurubi cubren las tuberías que conectan los pozos con los tanques de agua de la Autoridad Nacional de Agua de Zimbabue que abastecen el Complejo Carcelario Chikurubi. El CICR aportó las tuberías para el tramo principal y accesorios para evitar pérdidas de agua.

El recluso Taurai Jongwe* señaló: "El acceso al agua en la cárcel siempre había sido un problema. Estoy contento y agradecido por que los reclusos tengan ahora acceso diario a agua para beber y para su higiene personal".

Con supervisión de electricistas de la Autoridad de Abastecimiento Eléctrico de Zimbabue y oficiales del Servicio Penitenciario y Correccional de Zimbabue, reclusos de la Granja-Penal Chikurubi se preparan para colocar un cable blindado que lleva electricidad desde el transformador que abastece los pozos.

El comisario jefe Kemson Nemadziva, un oficial de alto rango, apuntó que, aunque se han hecho muchos progresos para garantizar un abastecimiento de agua adecuado, cualquier corte de luz provoca la interrupción del funcionamiento de las bombas.

Ingenieros de la Autoridad Nacional de Agua de Zimbabue conectan los pozos con los tanques de agua que abastecen a los reclusos, los oficiales de prisiones y las familias de los oficiales en el Complejo Carcelario Chikurubi.

Empleados del Servicio Penitenciario y Correccional de Zimbabue prueban el sistema en las estructuras que protegen las bombas, para garantizar que se envíe agua a los tanques de la Autoridad Nacional de Agua de Zimbabue y de ahí al complejo carcelario.

El oficial jefe de cárceles John Shamhu, que reside en el complejo carcelario con su familia, afirmó: "Como oficiales de prisiones, agradecemos la mejora que ha representado el acceso al abastecimiento de agua para nuestros hogares".

Un recluso de la Cárcel de Máxima Seguridad Chikurubi busca agua potable en uno de los puntos de abastecimiento. El nuevo sistema de abastecimiento de agua beneficia a más de 10.000 personas.

El recluso Bhekizulu Sibanda* señaló: "Ahora tenemos acceso a agua desde varios puntos de la cárcel. Todas las mañanas podemos buscar agua para bañarnos, preparar la comida y luego dedicarnos a limpiar el patio y las celdas".

*Nombres ficticios


Todas las fotos: CC BY-NC-ND/CICR/Jesilyn Dendere

 

Reclusos de la Granja-Penal Chikurubi construyen una de las tres estructuras para proteger las bombas.

Reclusos de la Granja-Penal Chikurubi construyen una de las tres estructuras para proteger las bombas.

Reclusos de la Granja-Penal Chikurubi colocan las tuberías que conectan los tres pozos con los tanques de agua.

Reclusos de la Granja-Penal Chikurubi colocan las tuberías que conectan los tres pozos con los tanques de agua.

Reclusos de la Granja-Penal Chikurubi cubren las tuberías que conectan los pozos con los tanques de agua.

Reclusos de la Granja-Penal Chikurubi cubren las tuberías que conectan los pozos con los tanques de agua.

Prisoners at Chikurubi Farm Prison prepare to lay an armoured electric cable that will power the boreholes.

Prisoners at Chikurubi Farm Prison prepare to lay an armoured electric cable that will power the boreholes.

Zimbabwe National Water Authority engineers connect the boreholes to the reservoirs that provide water for Chikurubi Prison.

Zimbabwe National Water Authority engineers connect the boreholes to the reservoirs that provide water for Chikurubi Prison.

Reclusos se preparan para colocar un cable blindado que lleva electricidad desde el transformador que abastece  los pozos.

Reclusos se preparan para colocar un cable blindado que lleva electricidad desde el transformador que abastece los pozos.

Un recluso de la Cárcel de Máxima Seguridad Chikurubi busca agua potable en un punto de abastecimiento de agua.

Un recluso de la Cárcel de Máxima Seguridad Chikurubi busca agua potable en un punto de abastecimiento de agua.