Ucrania

El CICR ha estado trabajando en Ucrania desde 2014. Nuestras operaciones en el país se encuentran entre las diez operaciones más grandes del CICR a nivel mundial con un equipo de más de 600 personas. En estrecha colaboración con la Cruz Roja Ucraniana, estamos aumentando nuestra respuesta a las necesidades humanitarias. Nuestro apoyo a las personas incluye ayuda de emergencia como alimentos, agua y otros artículos esenciales. También apoyamos hospitales y centros de atención primaria de la salud con equipos médicos y preparación para emergencias. Reparamos estaciones de agua y apoyamos a las familias a restaurar sus viviendas dañadas. También ayudamos a las familias separadas por el conflicto a reconectarse.

Actividades recientes
En cifras

En 2021:

  • 872.500
    personas recibieron suministro de agua debido a la restauración de la infraestructura y materiales provistos.
  • 51
    hospitales recibieron equipo médico para lidiar con la pandemia por COVID-19 y materiales de preparación ante emergencias.
  • 37.000
    personas recibieron regularmente provisiones de alimentos y artículos de higiene.
  • 28.000
    personas detenidas se beneficiaron de varias ayudas en salud y COVID-19, asistencia en higiene y alimentación, así como donaciones materiales y trabajos de restauración.
  • 15.600
    estudiantes recibieron apoyo para crear condiciones adecuadas para el estudio y enseñanza en establecimientos educativos y bibliotecas.
  • 2.300
    hogares recibieron donaciones de dinero o equipamiento para pequeñas empresas, actividades de medios de vida o capacitaciones vocacionales.
  • 233
    personas en situación de vulnerabilidad recibieron apoyo para cruzar la línea de contacto en ambas direcciones para reunirse con sus familias.
  • 813
    familias registradas con el CICR siguen buscando a sus seres queridos desaparecidos.
  • 680
    personas adultas mayores que viven solas, incluyendo personas con discapacidad, fueron asistidas por 124 enfermeras de Cruz Roja en visitas domiciliarias.
  • 22.400
    personas mejoraron sus conocimientos con capacitaciones sobre el riesgo de minas y artefactos sin estallar.