• Enviar
  • Imprimir

Seguridad económica

29-10-2010 Introducción

El trabajo del CICR destinado a promover la seguridad económica tiene como objetivo velar por que las familias y las comunidades afectadas por conflictos armados o situaciones de violencia armada puedan satisfacer sus necesidades básicas y mantener o restablecer de forma sostenible sus medios de subsistencia. La Institución emprende actividades de diverso tipo: puede tratarse de distribuciones de víveres y de otros artículos de primera necesidad en casos de emergencia, de programas destinados a lograr una producción sostenible de alimentos, o de iniciativas microeconómicas. Las necesidades que se atienden incluyen las de alimentos, alojamiento, acceso a la asistencia sanitaria y la educación. Las actividades en el campo de la seguridad económica están estrechamente relacionadas con los programas que se llevan a cabo en los ámbitos de la salud, el agua y el hábitat, y todas forman parte de la misión general del CICR de proteger a las víctimas de conflictos.

Para atender adecuadamente a las necesidades, el CICR ha definido una escala de cuatro grados para clasificar las crisis. En las situaciones de precrisis y de crisis aguda, se atiende a las necesidades básicas, pues la finalidad es salvar vidas. En las crisis crónicas y en las situaciones de poscrisis, se trata de promover la consolidación y la reconstrucción económica, con el fin de mantener los medios de subsistencia. La Unidad de Seguridad Económica (EcoSec) evalúa las necesidades de cada hogar para obtener información de forma directa.

Las actividades consisten, por ejemplo, en prestar servicios sin intermediarios para suplir la oferta insuficiente por parte de los proveedores habituales, apoyar a los proveedores locales de servicios, convencer a las autoridades del interés de respaldar sus responsabilidades e incitar y alentar la acción de terceros cuando haga falta.

Los socorros están destinados, principalmente, a salvar vidas y a proteger los medios de subsistencia en caso de peligro inminente. Se proporciona a la gente bienes esenciales para su supervivencia, como artículos de primera necesidad, semillas y herramientas agrícolas. Al mismo tiempo, los delegados del CICR entablan y mantienen un diálogo con todas las partes para mejorar la protección de las personas a riesgo.

La ayuda a la producción se utiliza para estimular la producción de alimentos y, si es posible, generar ingresos, así como para restablecer los medios de subsistencia de forma sostenible. Esto significa preservar los recursos de producción de las familias y las comunidades, como la agricultura y el ganado. La ayuda incluye vacunación, eliminación selectiva, repoblación de rebaños, distribución de herramientas, semillas, accesorios de pesca, promoción de iniciativas microeconómicas y apoyo para fortalecer la capacidad.

Se presta una ayuda estructural en contextos de crisis crónica y de poscrisis, para impulsar el rendimiento de los recursos de producción a largo plazo (por ejemplo, la agricultura), alentando a los proveedores de servicios y a otras partes concernidas a suministrar los insumos necesarios, como semillas y aperos. También puede servir para promover mejoras en los servicios de desarrollo agrario y en los programas estatales de bienestar social.