Etiopía: ayuda vital para los refugiados sursudaneses

04 julio 2014
Etiopía: ayuda vital para los refugiados sursudaneses
Refugiados sursudaneses recogen leña y jabón en el sitio de distribución de la Cruz Roja de Etiopía, situado en el campamento de refugiados de Leitchour.CC BY-NC-ND/ICRC/ERCS/B. Gezahegne

La Cruz Roja Etíope, con la asistencia del CICR, la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, así como de la Cruz Roja Suiza, está solventando las necesidades urgentes de los miles de refugiados sursudaneses que han huido de los enfrentamientos en Sudán del Sur.

La Cruz Roja Etíope, con la asistencia del CICR, la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, así como de la Cruz Roja Suiza, está solventando las necesidades urgentes de los miles de refugiados sursudaneses que han huido de los enfrentamientos en Sudán del Sur.

 

Nyahok, de 27 años y madre de cuatro hijos, es una de las muchas mujeres que hacen cola para recoger leña y jabón en el sitio de distribución de la Cruz Roja de Etiopía en el campamento de refugiados de Leitchour, ubicado en el estado regional de Gambella, a unos 900 km de Addis Abeba, capital de Etiopía.

Con su bebé de cinco meses en brazos, Nyahok explicó los motivos por los cuales se trasladó al campo de refugiados: "Cuando la violencia estalló en las cercanías de mi pueblo, Malakal, tuvimos que huir de allí hacia un lugar más seguro. Caminé durante diez días con mis hijos, sin comida ni agua suficientes. Como madre en período de lactancia, la falta de alimentos ponía en peligro la vida de mi bebé. Yo soy la única persona que puede ocuparse de mis cuatro hijos. No sé dónde está mi marido y no tengo a nadie que pueda ayudarme. Toda la responsabilidad ha recaído sobre mis espaldas".

Una tarea difícil

Uno de los artículos que se necesitan con mayor urgencia para la preparación de alimentos en la comunidad de refugiados es la leña. Pero la búsqueda de leña es una tarea muy difícil, que a menudo presupone una caminata de cinco kilómetros y que resulta especialmente ardua para las mujeres embarazadas, las personas que sufren discapacidades físicas, los ancianos y las mujeres en período de lactancia.

En el sitio de distribución de la Cruz Roja, los voluntarios, entre ellos algunos miembros del Consejo de Refugiados, se ocupaban de distribuir leña a los grupos de refugiados más vulnerables. Cada familia recibe 72 kg de leña, en dos rondas, lo que resulta suficiente para un mes. En el marco de un programa destinado a brindar ayuda a 2.600 familias, para que la utilización de la leña sea más eficiente también se entregan cocinas de bajo consumo.

A medida que más refugiados cruzan desde Sudán del Sur hacia Etiopía para huir de los enfrentamientos, el CICR, la Cruz Roja de Etiopía y los demás colaboradores y voluntarios del Movimiento de la Cruz Roja trabajan arduamente para ofrecer una higiene adecuada, agua potable, saneamiento, artículos domésticos y atención de salud de emergencia a los refugiados.

"Cuando llegué a este campamento, una de las dificultades con la que tuve que lidiar fue conseguir leña para preparar comida para mis hijos", dijo Nyahok. "Para recoger leña, tenía que recorrer grandes distancias llevando a mi bebé en brazos o bien pedirle a alguien que me consiguiese algunos leños. La tarea era realmente difícil. Pero ahora que la Cruz Roja nos está proporcionando leña, mis tareas se están aligerando. Aquí en los campamentos también resulta difícil conseguir jabón, pero gracias a la Cruz Roja ahora puedo mantener limpia a mi familia".

 

CC BY-NC-ND/ICRC/ERCS/B. Gezahegne