Irak: las comunidades desarraigadas necesitan más apoyo

11 enero 2015
Irak: las comunidades desarraigadas necesitan más apoyo
Songul, 70 kilómetros de Kirkuk. El CICR ha instalado tanques para almacenar agua para las personas que han huido de los enfrentamientos. “He conocido historias conmovedoras de estas personas desplazadas”, dijo el presidente del CICR, tras reunirse con personas desplazadas en medio de temperaturas cercanas a cero. / CC BY-NC-ND / CICR

Bagdad-Erbil-Ginebra (CICR) – Al término de una visita de seis días en Irak, el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), señor Peter Maurer, prometió que incrementaría la asistencia en favor de las personas desplazadas y de las comunidades que las acogen.

El señor Maurer fue testigo de las difíciles condiciones por las que pasan las personas como consecuencia de los actuales enfrentamientos, los largos períodos de desplazamiento, la pérdida de bienes y el frío glacial. Se unió a los equipos del CICR que les distribuían alimentos y otros socorros y visitó una instalación mediante la cual se abastece de agua potable a los desplazados.

"Durante la semana he escuchado historias conmovedoras de familias que fueron desarraigadas con violencia de sus hogares y separadas de sus seres queridos", dijo el señor Maurer. "Las personas en Irak se han mostrado sumamente solidarias con los millares de compatriotas que han huido a causa de la violencia. Cuando el CICR va a entregar socorros a los desplazados, se percata de que la comunidad local ya ha acogido con los brazos abiertos y gran generosidad a esas personas necesitadas. Pero ante los enormes sufrimientos de los desplazados y la presión adicional sobre las comunidades de acogida y los servicios, todos tenemos el deber de velar por que se atienda a sus necesidades básicas, como agua, alimentos, salud y alojamiento."

Durante la visita, el presidente del CICR se entrevistó con altos funcionarios en Bagdad y en Erbil, entre los cuales el presidente iraquí Fouad Massoum, el primer ministro Haider al-Abadi y el portavoz del Parlamento, Salim al-Jubouri. En Erbil, se reunió con el presidente de la región kurda, Massoud Barzani, el primer ministro Nechervan Barzani y el portavoz del Parlamento regional, Yousif Mohammed.

En las reuniones, el señor Maurer describió las dificultades a que hacen frente los trabajadores humanitarios sobre el terreno, como llegar hasta las personas necesitadas para llevarles socorros y prestarles atención de salud en zonas afectadas por la violencia. "Me alienta la promesa que hicieron los líderes de preservar y proteger a las personas civiles contra la violencia haciendo que las fuerzas armadas y de seguridad respeten el derecho internacional humanitario", dijo el señor Maurer.

El señor Maurer se unió a un equipo del CICR que realizaba una visita de prisión en Bagdad. "Las personas detenidas en relación con el conflicto armado deben ser tratadas con dignidad y respeto", dijo. "El CICR hace lo posible por incrementar las visitas de este tipo para cerciorarse de que las condiciones de detención son conformes con lo dispuesto en las normas internacionales y de que los detenidos pueden mantenerse en contacto con sus familiares."

La operación del CICR en Irak es la cuarta más grande de las que realiza en el mundo. El presupuesto se eleva a 76 millones de francos suizos para 2015 (78 millones de dólares estadounidenses). Una tercera parte de todo el presupuesto del CICR sirve para financiar sus operaciones en Oriente Próximo.

Para más información:
Saleh Dabbakeh, CICR Bagdad, tel. +964 790 191 69 27
Sitara Jabeen, CICR Geneva, tel.: +41 22 730 24 78 o +41 79 536 92 31