Terremoto en Haití: Marie Yolaine ha perdido casi todo

02-02-2010 Reportaje

Marie Yolaine perdió a nueve miembros de su familia en el terremoto. Dos de sus dos hijos lograron sobrevivir, pero uno de ellos luego desapareció misteriosamente; el cuerpo fue encontrado al día siguiente. Ella acudió a la Cruz Roja de Haití para pedir ayuda. Simon Schorno, portavoz del CICR, cuenta su historia desde Puerto Príncipe.

     

©CICR/M. Kokic/ht-e-00575 
   
Más de 20.000 personas han estado viviendo en los refugios improvisados en la plaza Champ de Mars, de Puerto Príncipe, tras la devastación causada por el terremoto. Allí se están viviendo Marie Yolaine y su hijo. 
         

Una joven mujer y su hijo nos estaban esperando en el centro de logística de la Cruz Roja de Haití, un complejo de galpones ahora llenos de polvo en el centro de Puerto Príncipe. Marie Yolaine se puso en contacto con nosotros cuando supo que podríamos ayudarla. En el momento del " hecho " , tal como ahora se refieren los haitianos al terremoto del 12 de enero, ella estaba en su casa con varios miembros de su familia. Dos de sus hijos, su madre, su marido, cuatro hermanos y su tía fallecieron en la catástrofe. Sólo Marie Yolaine y sus otros dos hijos sobrevivieron.

 

Con una voz suave, calma, Marie Yolaine explicó que los tres se dirigieron a Champ de Mars, donde más de 20.000 personas instalaron carpas, cerca de las ruinas de lo que fue el palacio presidencial. Esa noche, su hijo menor, de sólo tres años, desapareció mientras ella dormía en la calle.

 

A Marie Yolaine se le llenaron los ojos de lágrimas, pero las contuvo. Con extrema dignidad, continuó. Le contó a Ginou Pierre, colaboradora del CICR, otros casos de niños desaparecidos, rumor que Ginou ha oído en varias ocasiones desde que se produjo el " hecho " , hace dos semanas. Unos pocos días después de escuchar el relato de Marie Yolaine, supimos que había encontrado el cuerpo de su hijo al día siguiente, en una pila de escombros.

 

  Marie Yolaine logra restablecer el contacto con su padre  

 

El único hijo que ahora le queda a Marie Yolaine es Kenté, de seis años, que fue sacado de los escombros tres días después del terremoto. El niño parecía asustado y no dijo una palabra, siempre colgado del brazo de su madre, como para no separarse nunca de ella. Marie Yolaine le acariciaba la cabeza, mientras iba relatándonos su historia. Ella quería ponerse en contacto con su padre, que vive en la Guyana francesa. Aparte de su hijo, su padre es el único familiar que le ha quedado, pero sólo ha hablado con él unas pocas veces por teléfono, antes del terremoto. Nunca lo vio personalmente.

 

Marie Yolaine nos dio un número escrito en un sobre amarillo; Ginou llamó, con el teléfono satelital de la Cruz Roja. " Soy de la Cruz Roja y quiero comunicarle con su hija " , dijo, antes de pasarle el teléfono a la joven. La conversación duró varios minutos; sólo entendí algunas palabras: " Estoy viva " , dijo muy seria Marie Yolaine. Al parecer, su padre le dijo que haría lo necesario para que ella y su hijo fueran a Guyana .

 

Nos fuimos, después de anotar los datos que nos permitirían encontrar a Marie Yolaine para que pudiera volver a hablar con su padre unos días después. Ginou y yo volvimos en nuestro auto y salimos del depósito, en silencio y algo consternados.