Senegal: construcciones que refuerzan la esperanza en la región de Casamance

26-02-2010 Reportaje

Durante los últimos seis años, el CICR viene construyendo centros de salud, letrinas y pozos en aldeas de la zona de Palms, uno de los lugares más afectados por el conflicto que tuvo lugar en la región.

     
©CICR 
   
Mujeres en una clínica recientemente construida en Djibidione, en la zona de Palms. 
               
©CICR 
   
Construcción de una clínica en la aldea de Sitoukene. 
                 
©CICR 
   
Una bomba de agua, en Sitoukene 
           

Sentada en los escalones de su casa, en las afueras de la aldea de Essom Silathiaye, con su bebé apoyado en el hombro, el rostro de Nafissa brilla de alegría. El niño nació hace sólo un mes, al aire libre, bajo el gran árbol de kapok. " Allí, detrás de los arbustos " , dice Yussuf Rémi Diédhiou, familiar de Nafissa. " Este año, tuvimos quince partos como éste, porque Essom no tiene una clínica de maternidad " , dice Yussuf con pesar. Tampoco hay una clínica ni profesionales de la salud. " Tenemos que viajar 15 km hasta Gambia para obtener servicios médicos " , rezonga.

En 1997, los habitantes de la aldea decidieron mejorar la situación y se asociaron para construir un centro de salud. Levantaron unas pocas paredes de hormigón, pero la obra quedó interrumpida porque no había suficiente dinero para construir el edificio entero. El CICR intervino hace unos meses para remediar la situación, y ahora suministra la arena y el cemento y proporciona asistencia técnica. Cuando no trabajan en los campos, los residentes de Essom dan una mano con las tareas de construcción.

Antoine Sagna, ingeniero hídrico y de saneamiento en la subdelegación del CICR en Ziguinchor, visita la aldea casi todas las semanas para supervisar el avance de la obra. " Estas personas tienen una vida muy difícil " , dice, apoyándose contra una pared del edificio. " Están muy lejos de los hospitales y carecen de medios para viajar. Una mujer que esté a punto de dar a luz tiene que caminar muchas millas y corre el riesgo de perder el bebé o de tener una hemorragia " . Añade: " A veces, también hay problemas con el abastecimiento de agua. Los pozos se se can, o el agua no alcanza para todos " . 

¿Es ésta una situación inusual en esta parte de Casamance? En realidad, no. Los 200 kilómetros cuadrados de la zona de Palms también están aislados. Como señala Antoine, " éste es uno de los lugares más remotos del sur de Senegal y uno de los más afectados por el conflicto que tuvo lugar en Casamance. En 2006, la población quedó atrapada en medio de las hostilidades en las que intervenían diferentes facciones. "

  Pese a la inseguridad, los residentes sienten que su vida cotidiana ha mejorado  

     

Desde entonces, la zona se ha visto afectada por la persistente inseguridad. El CICR, que despliega actividades en la región desde 2004, es una de las pocas organizaciones que presta apoyo a los miles de residentes. Esta asistencia, cuyo volumen fue aumentando gradualmente, ha permitido construir o rehabilitar centros de salud, maternidades, escuelas y letrinas.

Antoine explica: " Al principio, no era fácil trabajar en esta zona, porque había cierta desconfianza. Para que nos aceptaran, teníamos que explicar a los residentes lo que hacíamos. Incluso hoy, hay hombres armados que nos preguntan dónde vamos y qué hacemos. Pero al final, se dan cuenta de que estamos aquí para ayudar a la gente " . 

Han pasado seis años, y la población percibe algunas mejoras en su vida cotidiana. Los residentes de Biti Biti están encantados con la nueva clínica y sus sólidas paredes de color crema, sus pozos y los árboles de banano recién plantados frente a la entrada. El más feliz de todos es Kenoutan Badji, el agente de salud de la comunidad. " Teníamos una cabaña de adobe, con paredes y techos que a veces se derrumbaban. Pero esto es muy diferente " , dice, mientras nos guía por el edificio. " Estas paredes son sólidas, de buena calidad. Tenemos un consultorio, un dispensario, una oficina y, en el fondo, una sala de maternidad " . 

No lejos de allí, la aldea de Brikamanding también ha inaugurado su nuevo centro de salud, un edificio de geocemento (una mezcla de cemento y tierra) de aspecto agradable, construido en sólo 100 días, que se integra en el paisaje. Ansoumana Badji, un personaje importante del pueblo, lo mira con orgullo. Su familia, los aproximadamente 500 habitantes de la aldea y la gente de las zonas vecinas han encontrado un agente de salud comunitario y una partera, y ahora pueden recibir atención en locales funcionales, bien equipados y limpios.