Página archivada:puede contener información desactualizada

República del Congo: Ayuda para los desplazados en la región de Pool

11-04-2002 Comunicado de prensa 02/15

Dadas las actuales tensiones en la región de Pool, un equipo integrado por colaboradores del CICR, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y la Cruz Roja Congoleña realiza, desde el 6 de abril, diferentes actividades en Kinkala (sudoeste de Brazzaville), para ayudar a las víctimas. Después de evaluar la situación humanitaria, el equipo proporcionó ayuda médica y sanitaria a las personas desplazadas.

Hasta la fecha, se acoge a los desplazados en tres grandes emplazamientos: 904 familias (4.520 personas) se alojan en la escuela primaria de Mundongo; 230 familias (1.150 personas) en los locales de la iglesia evangélica del Congo, y 60 familias (300 personas) en los de la iglesia católica. Además, desde que el personal del hospital de Kinkala abandonó este establecimiento público, enfermeras de la Federación Internacional y la Cruz Roja Congoleña prestan atención primaria de salud. El CICR, por su parte, hizo posible la evacuación, de Matumbu a Kinkala, de tres civiles heridos.

El CICR, que tiene, desde 1999, una oficina en Kinkala –ciudad de 6.000 habitantes–, ha comenzado a construir letrinas y duchas, así como a reparar y equipar las existentes, a fin de prevenir las enfermedades causadas por la falta de higiene. El abastecimiento de agua no plantea problemas, pues el CICR había construido, el año 2001, diez pozos de bombeo manual en sendos barrios de la ciudad. Todos los pozos, situados en zonas cercanas a los lugares reservados para los desplazados, funcionan debidamente.

A pesar de que no hay grandes necesidades materiales, el CICR distribuyó 200 bidones en uno de los lugares de acogida de desplazados. Las necesidades alimentarias, en cambio, comienzan a hacerse sentir; por ello, el CICR solicitó al Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas que realice una evaluación en este ámbito.

Con la llegada de grupos de personas de Pool a Brazzaville, y habida cuenta de la precaria situación en los barrios del sur de la capital, el CICR sigue de cerca la situación en el plano humanitario, a fin de organizar, si hace falta, una distribución de ayuda.