Afganistán: la capacitación de los taxistas en primeros auxilios ayuda a salvar vidas

07 septiembre 2016
Afganistán: la capacitación de los taxistas en primeros auxilios ayuda a salvar vidas
Kandahar, Afganistán, 29 de agosto de 2016. Sakhi Dad (izquierda) practica el uso de materiales básicos para detener el sangrado antes de trasladar a un paciente al hospital. CC BY-NC-ND/CICR/Shamshad Omar

En Afganistán, el CICR organiza cursos de primeros auxilios para taxistas que trasladan al hospital a personas heridas en los enfrentamientos. Su acción salva vidas, según los médicos locales.

Zamaryalai, de 35 años, es un taxista de la provincia de Uruzgan, en el sur de Afganistán. Una serie de hechos trágicos sucedidos hace ocho años lo llevaron a interesarse por el programa de Asistencia a los Heridos de Guerra del CICR, que brinda capacitación en primeros auxilios a los taxistas. "Me conmocionó ver desangrarse ante mí a uno de los habitantes de mi aldea", recordó Zamaryalai. "Fue entonces que decidí hacer algo para ayudar a los heridos, y aprender primeros auxilios me pareció lo mejor para empezar".

Zamaryalai compartió estas reflexiones durante un curso reciente de repaso sobre primeros auxilios para catorce taxistas que participan en el programa del CICR. Su labor incluye evacuar hasta el centro médico más cercano a combatientes y civiles heridos en los enfrentamientos. Aunque no son empleados del CICR, los conductores llevan consigo una "carta facilitadora" del CICR a fin de ayudarles en las negociaciones para sortear puestos de control y otros obstáculos. La carta explica, asimismo, la necesidad de dar acceso seguro y rápido a atención médica a los enfermos y heridos.

"Desde que comencé este trabajo, he brindado primeros auxilios a unas 800 personas heridas antes de trasladarlas al hospital", explicó Zamaryalai durante una de las sesiones de debate. "A veces he trasladado hasta a ocho personas al día desde Uruzgan hasta el Hospital Regional de Mirwais, en Kandahar, que está a cuatro horas."

Kandahar, Afghanistan, 29 August 2016. Sakhi Dad, (left) practices the use of basic materials to stop bleeding before transporting a patient to hospital.

Kandahar, Afganistán, 29 de agosto de 2016. Zamaryalai (derecha) practica la acción de entablillar un pie fracturado con materiales disponibles a nivel local antes de trasladar a un paciente al hospital. CC BY-NC-ND/CICR/Shamshad Omar

"Si se trata de alguien involucrado en los enfrentamientos, nunca pregunto quién es ni a qué parte pertenece", continuó Zamaryalai. "Lo que me importa es salvar su vida, no sus antecedentes."

El servicio de taxi de Zamaryalai lo han utilizado tanto civiles como portadores de armas. "Recuerdo que ayudé a una mujer joven que había sufrido heridas graves por la explosión de una mina", señaló. "Detuve el sangrado y enderecé la pierna rota tras estabilizarla, y luego la llevé a Mirwais. Si no le hubiera brindado primeros auxilios antes de salir, habría muerto en el camino."

Kandahar, Afghanistan, 29 August 2016. Abdul Wali (right) practices giving first aid to a man with a chest wound.

Kandahar, Afganistán, 29 de agosto de 2016. Abdul Wali (derecha) practica para brindar primeros auxilios a un hombre con una herida en el pecho. CC BY-NC-ND/CICR/Shamshad Omar

Los miembros del personal del Hospital de Mirwais han destacado la diferencia que ven en el estado del paciente cuando llega al hospital tras haber sido ya estabilizado. "En muchos casos, las personas que realizan los primeros auxilios realmente salvan la vida de los pacientes, ya que muchos de ellos vienen de lejos", comentó el doctor Aziz Ahmad, jefe de de cirugía. "Sin primeros auxilios, estoy seguro de que muchos de ellos no llegarían."

Sin embargo, los traslados no siempre transcurren sin contratiempos. "Una vez llevaba al hospital a un civil que había sido alcanzado por un misil", recordó Zamaryalai. "En el camino, me pararon unos hombres armados y me golpearon. Me acusaron de trasladar 'al enemigo' y amenazaron con matar al hombre herido. El CICR intervino para explicar la neutralidad de nuestra labor y las obligaciones de los portadores de armas en términos de facilitar el traslado de personas enfermas y heridas a instalaciones médicas, y me dejaron irme."

Cada uno de los otros trece taxistas que participaron en el taller tenía historias similares para contar. Abdul Wali, de 37 años, y Sakhi Dad, de 60, fueron dos de ellos. "Arriesgamos constantemente nuestras vidas para brindar primeros auxilios a los heridos y sacarlos del campo de batalla", expresaron durante un debate sobre los desafíos y las presiones de su trabajo.

Kandahar, Afghanistan, 29 August 2016. The drivers watch a video of their role play to help them identify best practices and receive feedback from the course facilitators.

Kandahar, Afganistán, 29 de agosto de 2016. Los taxistas ven un vídeo sobre su ejercicio de simulación, para ayudarlos a identificar las prácticas más recomendables y recibir los comentarios de los facilitadores del curso. CC BY-NC-ND/CICR/Shamshad Omar

Para mí, salvar una vida significa muchísimo

Alrededor de 60 taxistas participan en el programa de Asistencia a los Heridos de Guerra del CICR, que se implementa en todo el sur de Afganistán. Todos ellos han recibido capacitación de primeros auxilios y se sienten orgullosos del trabajo bien hecho. "Para mí, salvar una vida significa muchísimo", afirmó Zamaryalai, en nombre de todos sus colegas del curso.