Foto: T.Ayuso/CICR

Persisten graves consecuencias humanitarias derivadas de la violencia armada en México y América Central

Comunicado de prensa 16 marzo 2022 México Honduras Guatemala El Salvador Nicaragua Costa Rica

Las altas tasas de violencia armada en México y América Central continúan generando graves consecuencias humanitarias, visibles e invisibles, que socavan el presente y futuro de miles de personas en la región, indicó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para México y América Central al presentar sus Balances Humanitarios 2021-2022.

"En 2021 presenciamos desplazamientos internos, migraciones forzadas; vimos una continuidad en las desapariciones, y también cómo la violencia afectó el acceso de comunidades a la salud y a la educación. Además de efectos visibles como los homicidios, la violencia tiene efectos invisibles profundos: mata en vida a personas, comunidades y familias", aseguró Jordi Raich, jefe de la Delegación Regional de CICR para México y América Central.

No hay soluciones sencillas para esta situación, agregó Raich, se requiere de la acción urgente y decidida de gobiernos, sociedad civil y organizaciones humanitarias para mitigar las consecuencias de esta violencia, promover espacios más humanitarios y garantizar una vida digna a las personas afectadas.

Para contribuir a aliviar el sufrimiento de aquellos afectados por la violencia el CICR trabaja en coordinación con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja brindando asistencia y protección a personas migrantes, desplazadas internas, familiares de desaparecidos, personas privadas de libertad y comunidades afectadas por la violencia en El Salvador, Guatemala, Honduras y México. En Nicaragua, la organización visita personas privadas de libertad.

Durante la presentación de los informes anuales Miguel Ramírez, jefe de operaciones del CICR en México, llamó a no normalizar la violencia: "perder a un ser querido por la violencia es el dolor que enfrentan miles de personas en la región. Que sus historias sean publicadas en medios o comentadas en pláticas de sobremesa, pero luego olvidadas, es una constante y una señal de que hemos terminado por aprender a vivir con ella, impidiéndonos entender el sufrimiento que causa a miles y contribuir a movilizar soluciones".

Necesidades humanitarias apremiantes

El CICR trabaja en México y América Central para proteger la vida y dignidad de las personas migrantes y desplazadas
El CICR trabaja en México y América Central para proteger la vida y dignidad de las personas migrantes y desplazadas F.Márquez/CICR

Los temas más apremiantes para el CICR en México y América Central en 2021 y en los que seguirá concentrando su atención en los próximos años son: el aumento de la migración (según cifras oficiales, en México el número de personas migrantes detenidas en 2021 —307 679— aumentó 68% con relación al 2019 —182 940—, lo que lleva a concluir un aumento en la movilidad) y los desplazamientos; la desaparición que no cesa (solo en México se contabilizan casi 100 000 personas desaparecidas); la emergencia carcelaria; el uso legal y adecuado de la fuerza así como las dobles vulnerabilidades que traen consigo fenómenos climáticos y emergencias sanitarias como la pandemia por COVID-19 en comunidades fuertemente afectadas por la violencia.

"Entre muchos otros, hacer más resilientes a comunidades ya gravemente afectadas por la pobreza y la violencia ante el cambio climático es uno de los grandes retos colectivos del siglo XXI al que debemos mirar cara a cara y plantearle soluciones urgentes", aseguró Raich.

Acción en cifras

El año pasado el CICR realizó 62 visitas y actividades de asistencia en 43 lugares de detención, incluyendo estaciones migratorias en México, que beneficiaron a más de 49 000 personas privadas de libertad. También brindó 17 631 consultas médicas a población migrante a través de 10 puntos de asistencia operados por las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja en México y Honduras; facilitó el restablecimiento o el mantenimiento del contacto entre familiares, con más de más de 55 000 llamadas gratuitas y 38 000 conexiones a internet para migrantes, personas privadas de la libertad y pacientes hospitalizados por COVID-19.

El CICR facilitó un lugar seguro y alimentación a 477 personas desplazadas internas por la violencia en El Salvador y Honduras, y favoreció la rehabilitación física —a través de la donación de prótesis, ortesis, terapias o derivaciones— de 168 personas migrantes y víctimas de violencia que sufrieron una amputación o discapacidad.

Asimismo, en México y América Central acompañó a 63 colectivos de familiares de personas desaparecidas en su búsqueda; contribuyó, junto con las Sociedades Nacionales o mediante las instituciones que reciben asesoramiento forense del CICR, a la localización —con vida y fallecidas— de 112 personas que desaparecieron especialmente en contextos de migración, desastre y/o violencia.

Para prevenir riesgos y promover el acceso de las personas en tránsito a los servicios disponibles en la ruta migratoria, así como un mejor conocimiento de sus derechos, el año pasado el CICR produjo 47 000 mapas de autocuidado y 18 000 infografías que, en colaboración con socios del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, se distribuyeron en Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México y El Salvador. Estos mensajes están disponibles en creole, español, francés, inglés, kiché, kaqchique, mam y portugués.

El CICR seguirá trabajando este 2022 para mitigar las consecuencias humanitarias de la violencia en México y América Central y, en colaboración con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja, contribuir a aliviar el sufrimiento humano.

El CICR, fundado en 1863, es una organización humanitaria independiente, neutral e imparcial que brinda protección y asistencia humanitaria a las víctimas de conflictos armados y otras situaciones de violencia, y promueve el respeto del Derecho Internacional Humanitario. Cuenta con 20.000 empleados que trabajan en 100 países del mundo.

Consulte aquí el contenido completo de los informes anuales para México y América Central 

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Para obtener más información: Ana Olivia Langner, oficial de comunicación pública: 52 55 3717 6427