Perú: entierro digno para personas desaparecidas durante la violencia armada en Tingo María

  • En la ciudad de Tingo María, Huánuco, el Ministerio Público hizo entrega de los cuerpos de 26 personas dadas por desaparecidas. Esta fue la primera entrega de una gran cantidad de víctimas realizada en la ciudad y se espera que los trabajos de búsqueda, identificación y restitución se intensifiquen para aliviar de alguna manera a las familias que siguen esperando a sus seres queridos durante más de tres décadas.
    CC BY-NC-ND / CICR / D. Martos
  • El río Huallaga, para muchos, como lo menciona el propio informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, es una gran fosa, que muy probablemente contenga a decenas de personas y casos de desaparición de la época.
    CC BY-NC-ND / CICR / D. Martos
  • “Cómo hubiera querido que mi madre me abrazara como lo hago yo con mi hija”, dice Jessica Barreto Alejo, una joven de 32 años que quedó huérfana a los dos años, cuando su madre, Susana Alejo, fue llevada a la fuerza de la comunidad y nunca más la volvió a verla. “Ahora puedo llevarle flores, prenderle velas, saludarla en su cumpleaños. Estoy alegre porque fue posible entregarme los huesitos de mi mamá; así como me la han devuelto, cuánto quisiera que lo hicieran con las demás familias, es muy difícil vivir con la angustia y la ausencia.”
    CC BY-NC-ND / CICR / D. Martos
  • Una tarea titánica le espera al Estado peruano para buscar, recuperar, identificar y restituir a las más de 15 mil personas desaparecidas debido al conflicto armado peruano. Los expertos forenses del Equipo Forense Especializado del Instituto de Medicina Legal (IML) trabajan de manera articulada con las familias para que estas participen en todo el proceso de identificación y posterior entrega de los cuerpos.
    CC BY-NC-ND / CICR / D. Martos
  • “Mi hijo desapareció a los 19 años, no tengo fotos de él adolescente, solo de niño, aquí está a los 9 años, mire qué bonito era, cuántos años he esperado para volver a tenerlo. Nunca dejé de pensar en él”, comenta entre lágrimas la señora Julia Carmen de Flores.
    CC BY-NC-ND / CICR / C. Gonzales
  • Aunque no sabía nadar, Carmen Rosa Viena, no dudó un solo momento en lanzarse al río Huallaga para recoger el cuerpo de su madre que había sido decapitada en las orillas del río en el año 1993. La enterró como pudo para que el cuerpo no fuera lanzado nuevamente al río y desapareciera para siempre. 25 años después, ha podido recuperarla. “Un entierro digno merece mi madre, quién no la conocía en Aucayacu, vendiendo su comida; todos la querían”.
    CC BY-NC-ND / CICR / C. Gonzales
  • El apoyo psicosocial para los familiares de personas desaparecidas es imprescindible durante todo el proceso de búsqueda. Es necesario encontrar los mecanismos apropiados para cerrar el duelo. Un trabajo articulado entre instituciones del Estado, autoridades locales, sociedad civil y organizaciones de familiares se viene desarrollando en Huánuco.
    CC BY-NC-ND / CICR / D. Martos
22 marzo 2018

Con la participación de más de 80 personas, entre familiares, autoridades locales y nacionales, representantes de organizaciones, personal de salud, estudiantes y la prensa local, 26 familias recibieron en Tingo María a sus seres queridos desaparecidos durante el periodo de violencia que vivió el Perú entre los años 80 y 2000.