Somalia: el agua de pozo crea granjas verdes y exuberantes en las tierras semiáridas de Bakol

05 julio 2016

Huddur, una pequeña aldea ubicada en el corazón de la región de Bakol, en Somalia, tiene pocas tierras cultivables.

fadf ak

Muy pocos árboles y arbustos resecos salpican el paisaje agostado. Sin embargo, enclavadas en los límites de la aldea, se destacan algunas pequeñas granjas con vegetación exuberante. Es un contraste notable con las tierras secas que las rodean.

Ali Adan es propietario de una de las granjas. Cuenta que debe mantener constante el riego mediante el bombeo de agua de un pozo cercano. Agua y un poco de atención, además del arado habitual, aportan lo necesario para sus cultivos de coles rizadas, pimientos, chiles y limones.

Con sus productos, logra proveer alimentos para su familia y también vender una parte en el mercado local.

A pesar de que la mayor parte de las tierras de Somalia son áridas y semiáridas, algunas poblaciones aún dependen de la agricultura como medio de vida. El programa de seguridad económica del CICR en Somalia brinda apoyo a granjeros, como Ali Adan, mediante la distribución de herramientas y maquinarias agrícolas, así como orientación para promover la autonomía de las comunidades. También se efectúan mejoras en la infraestructura, como los sistemas de captación de agua.