Somalia: el agua es un recurso muy preciado durante la intensa sequía

22 marzo 2017
Somalia: el agua es un recurso muy preciado durante la intensa sequía
El agua potable llena un tanque cebolla instalado por el CICR en Matabaan, en la región de Hiran. CC BY-NC-ND / CICR/ Mohamed Abdulkadir Farah

El agua es un bien preciado en todas partes, pero existen pocos lugares en el planeta donde el agua sea tan preciada como en Somalia ahora.

La región del Cuerno de África afronta una intensa sequía que amenaza a miles de vidas. Las familias de pastores de todo el territorio de Somalia se ven forzadas al desarraigo y a trasladarse en busca de agua para que sus animales – cabras, ovejas y camellos – puedan beber y no morir de sed. Las familias somalíes con cultivos que requieren riego ahora contemplan los ríos secos y las tierras de cultivo yermas.

Aunque las condiciones climáticas en Somalia suelen alternar sequía e inundaciones, el período seco actual es el más intenso que muchos residentes hayan visto en su vida.

Los pobladores contaron a nuestros colaboradores que cientos de animales murieron. Algunas familias incluso perdieron a sus seres queridos debido a la sed extrema. Las comunidades acuden a cualquier fuente de agua que puedan encontrar.

"Los pozos bombean agua casi 24 horas por día, especialmente ahora, en plena sequía", explicó Fernando Resta, coordinador de la Unidad de Agua y Hábitat del CICR. "Hay una sobrepoblación de personas y ganado en torno a los pozos porque son las únicas fuentes de agua disponibles".

A lo largo de los tanques cebolla, instalamos abrevaderos temporarios para que los animales beban agua. CC BY-NC-ND / CICR/ Mohamed Abdulkadir Farah

Para ayudar a las familias necesitadas, el CICR provee abrevaderos temporarios para los animales y tanques cebolla – tanques flexibles sin tapa para almacenamiento – para aumentar la capacidad de acopio de agua de las comunidades.

Los tanques pueden contener 5.000 litros de agua bombeada desde un pozo. Esta solución permite que los animales tengan más agua para beber. En la ciudad de Matabaan, ya se instalaron cinco tanques de ese tipo.

Los pobladores también acuden a los lechos secos de los ríos en busca de agua, un mecanismo paliativo tradicional al que recurren durante la estación seca. El CICR ayudó a la comunidad en las afueras de Garowe mediante la construcción de diques subterráneos para evitar la pérdida de agua de los lechos de los ríos. Este sistema se implementa desde hace siete años y las represas contienen agua hasta el día de hoy.

La respuesta humanitaria del CICR ante la emergencia por la sequía alcanzó a 500.000 personas. La ayuda consistió en alimentos o dinero en efectivo, artículos domésticos como mantas y mosquiteros, y tabletas de cloro para purificar el agua. Asimismo, se incrementaron los insumos médicos a los establecimientos de salud con apoyo del CICR.

 

Suscríbase a nuestro boletín