Somalia: hacia la autosuficiencia mediante las cooperativas agrícolas

27 abril 2016
Somalia: hacia la autosuficiencia mediante las cooperativas agrícolas
Somalia. Abdullahi extiende el sorgo a fin de dejarlo secar antes de embalarlo para su venta en el pueblo de Beledweyne. El sorgo es uno de los alimentos principales del país. CC BY-NC-ND/CICR/Miraj Mohamud

En una pequeña aldea rural cerca de Beledweyne, Somalia, las familias se unieron en un proyecto cooperativo para el cultivo y cosecha de sorgo y sésamo mediante el uso de equipo agrícola de propiedad comunitaria. El uso compartido de tales recursos vitales constituye un modo de vida en el país.

Abdullahi Osman no logró tener trabajo estable durante los veinte años posteriores a la guerra civil de 1992 en Somalia. Hoy, con la ayuda de CICR, su historia es muy diferente. Este poblador de 55 años se sumó a la cooperativa agrícola que ahora le permite mantener a su familia.

En Bacaad, la aldea donde vive Abdullahi, las chozas tradicionales de ramas y hierba se levantan en medio de los maizales y de los campos de sorgo. La mayor parte de las familias que viven allí se dedican a la agricultura y al pastoreo. Temprano a la mañana se oyen los pasos de los rebaños de camellos y cabras en su camino al río.

Para este padre de tres niños, la vida empeoró debido a la guerra civil. Antes del conflicto, Abdullahi tenía ocupación estable en una granja, en el pueblo de Jowhar. Pero por la guerra, se vio obligado a abandonar su vida estable en Jowhar y a mudarse a la aldea de Bacaad.

Su familia trató de ayudarlo

Sin ingresos estables, Abdullahi solía recurrir a la ayuda de sus tíos, que trabajan en kioscos en la aldea.

"A veces regresaba a casa con algo, pero otras no tenía la misma suerte", recuerda.

Sus tíos conocían el ambiente laboral y le ayudaron a ganarse el sustento en forma independiente. Lo presentaron ante un grupo de personas que planeaban compartir un campo de cultivo. Además, se comprometieron a ayudarle a reunir los fondos necesarios para pagar su ingreso al grupo.

Abdullahi Osman cosecha el sorgo de su granja en Bacaad, Somalia. Con los ingresos provenientes del sorgo y del sésamo, ahora puede afrontar las tres comidas diarias. CC BY-NC-ND/CICR/Miraj Mohamud

"Agradezco profundamente a mis tíos, pues me ayudaron a reunir los 120 dólares para ingresar al grupo y convertirme en uno de los dueños del campo", dice.

Desafío para la cooperativa

Las condiciones climáticas de la región son favorables para la agricultura, pero la cooperativa de 115 miembros se vio ante el problema de cómo arar la tierra. No había tractores disponibles en la aldea y alquilar uno en Beledweyne, el pueblo cercano, costaría 50 dólares la hora.

"No podíamos afrontar ese gasto, así que decidimos arar con nuestras propias manos. Pero resultó costoso en tiempo y esfuerzo. Era demasiado cansador", explica Abdhullahi.

Un tractor labra la tierra en Bacaad, Beledweyne. Es uno de los 32 tractores entregados a las sociedades cooperativas en Somalia, a fin de apoyar las tareas agrícolas dentro de las comunidades. CC BY-NC-ND/CICR/Miraj Mohamud

En abril 2015, el CICR prestó apoyo a 16 sociedades cooperativas en Somalia, mediante la entrega de un tractor a cada una de ellas.

La cooperativa de Bacaad fue una de las beneficiarias. Además, esta cooperativa recibió asimismo capacitación sobre la gestión de la actividad, su planificación, la reunión de datos necesarios y el planteo de objetivos conducentes a un buen desempeño.

Hoy, Abdullahi vende sorgo y sésamo y puede costear tres comidas diarias. Su última cosecha, en enero de 2016, rindió 20 bolsas de sorgo y otras 10 de sésamo.

"La capacitación me benefició mucho. Ahora planeo comprar más tierra de cultivo para mejorar mis ingresos y, Dios mediante, me mudaré a un pueblo para poder mandar a mi hijo a la escuela", dice.

Dusan Vokotic, jefe del programa del CICR de apoyo a los medios de sustento en Somalia, confía en que las comunidades podrán hacerse cada vez más autosuficientes.

"El apoyo a las cooperativas locales mediante la entrega de maquinaria agrícola y la capacitación de los campesinos, les permitirá aumentar su producción. Esto ayudará a solucionar las variaciones estacionales de reservas alimentarias de la comunidad en su conjunto", explica Vukotic.

En 2015, el CICR ayudó a más de 38.000 personas en Somalia mediante el suministro de tractores y herramientas agrícolas.