Sudán del Sur: las personas detenidas pierden apoyo vital, dado que sus familiares huyen de la violencia y de la inseguridad alimentaria

18 septiembre 2017
Sudán del Sur: las personas detenidas pierden apoyo vital, dado que sus familiares huyen de la violencia y de la inseguridad alimentaria
En muchos países, los recursos destinados a las cárceles suelen ser insuficientes para satisfacer las necesidades básicas. En Sudán del Sur, país devastado por el conflicto armado y el agravamiento de la crisis económica, la situación es especialmente difícil. CC BY-NC-ND / CICR / Alyona Synenko

Por el aislamiento y la dependencia, las personas privadas de libertad se vuelven muy vulnerables. Asimismo, en la mayoría de los países, las cárceles rara vez son una prioridad, y los recursos económicos que se les asigna suelen insuficientes. En Sudán del Sur, esta situación se ha exacerbado debido a años de conflicto armado y de una profunda crisis económica.

Los detenidos dependen de sus familiares para obtener alimentos. Pero el país enfrenta una crisis alimentaria, y muchas familias ya no están en condiciones de apoyar a sus parientes detenidos. En algunas cárceles, el CICR brinda asistencia alimentaria en forma directa para complementar las raciones de alimento que proporciona la cárcel y evitar la malnutrición. CC BY-NC-ND / CICR / Alyona Synenko

Aquí, la mayoría de los detenidos depende de sus familiares para obtener artículos esenciales, como alimentos, jabón y ropa adicionales. Sin embargo, miles de personas continúan huyendo de sus hogares y, en ocasiones, cruzan las fronteras para escapar de la violencia, mientras que otras hacen frente a la crisis alimentaria actual. Al mismo tiempo, muchas rutas quedaron cortadas por las líneas del frente y se volvieron demasiado peligrosas para viajar. Por ello, muchas familias ya no están en condiciones de ayudar a sus parientes detenidos, quienes pierden un apoyo vital para sobrevivir y, por ende, quedan más aislados que nunca.

Sebastián era maestro en una escuela. Ahora da clases de inglés a sus compañeros de detención. "Mi aldea está alejada, y mis parientes nunca vienen a visitarme porque las rutas son inseguras." CC BY-NC-ND / CICR / Alyona Synenko

El CICR trabaja en lugares de detención para seguir de cerca el trato que reciben los reclusos y sus condiciones de vida, y responde a las necesidades humanitarias más urgentes. Se centra en mejorar la dignidad de los detenidos y apoya a las autoridades para superar los múltiples desafíos que enfrentan en sus esfuerzos por satisfacer las necesidades básicas de las personas a su cargo; por ejemplo, en materia de alimento, agua, saneamiento y atención médica. También se asegura de que los detenidos puedan mantener el contacto con sus familiares durante la reclusión.

Stella, de diecinueve años de edad: "Yo solía pedir prestado un teléfono y llamar a uno de nuestros vecinos para que me diera noticias sobre mi familia. Pero desde que todos huyeron a Uganda, no tengo manera de contactarlos y no sé dónde están. Temo por el día en que me liberen. No sé adónde ir ni qué hacer. Es peligroso para una mujer joven estar sola." CC BY-NC-ND / CICR / Alyona Synenko

Las actividades del CICR incluyen el apoyo directo a las autoridades para asistir a los detenidos mediante el suministro de alimentos y artículos de higiene, la reparación de infraestructura esencial —como sistemas hídricos y de alcantarillado—, el mejoramiento de clínicas y cocinas dentro de las cárceles, y la provisión de insumos médicos. A la vez, trabaja estrechamente con las autoridades penitenciarias para encontrar soluciones a largo plazo, les ofrece asesoramiento en la gestión de centros de detención para optimizar los recursos disponibles y les ayuda a entablar contactos con otros actores que puedan ofrecer más apoyo.

El personal del CICR y de la Cruz Roja de Sudán del Sur pesa a los detenidos para seguir de cerca la malnutrición. Los detenidos que sufren malnutrición reciben productos para su alimentación. CC BY-NC-ND / CICR / Alyona Synenko