Página archivada:puede contener información desactualizada

Angola: La larga espera de Madalena

30-05-2003 Reportaje

   

Madalena, a bordo de un un avión rentado por el CICR, de regreso a Kuito

   

Un destello de luz aviva la mirada Madalena. Se diría que, de repente, consigue restablecer el vínculo con el pasado.

     

   

     

Madalena sonríe, es su primera sonrisa desde hace dos días, cuando comenzó su viaje de regreso en Malange.

 

Madalena tenía siete años cuando repentinamente se vio separada de su familia. Un día de febrero de 2001, se alejó de su casa, sita en un pueblo de Malange donde sus padres se habían refugiado con sus cinco hijos tras huir de Kuito. Ese día, por la mañana, estallaron los combates y Madalena se perdió entre la población que huía, no volvió a su casa y desapareció: se la llevaron las tropas de UNITA.

 

Dieciocho meses más tarde, su madre, Jacinta Nene, de vuelta en Kuito, poco después de la firma de los acuerdos de paz en abril de 2002, hizo una solicitud de búsqueda en la oficina del CICR. Tras meses de intensa búsqueda en la provincia de Malange, donde su familia la vio por última vez, los delegados del CICR, con la ayuda de voluntarios de la Cruz Roja de Angola, encontraron a Madalena en un campamento donde habían reunido a los antiguos soldados de UNITA.

 

En mayo de 2003, 27 meses después de haber perdido de vista a su familia, a bordo del avión del CICR que la traslada hasta Kuito para reunirse con su madre, Madalena nada dice de todo ese tiempo que ha pasado lejos de su casa. Está tranquila, seria, con la mirada perdida, parece estar muy lejos... [photo ] . Todo lo que le ha pasado, la huida, los combates, el miedo, la separación, la soledad lejos de su familia, todo eso parece enorme para una niñita como ella. Cuando la delegada del CICR que la acompaña le explica que va a encontrarse con su madre dentro de unas horas, la niña parece no comprender.

Pero en el aeropuerto de Kuito, al bajar del avión cuando su madre la abraza, entre risas y lágrimas, un destello de luz aviva la mirada Madalena [photos ] . Se diría que, de repente, consigue restablecer el vínculo con el pasado, antes de que fuera separada de su familia. Y cuando su madre la coloca sobre su espalda, vuelve a parecer una niñita de nueve años [photo ] . Sonríe, es su primera sonrisa desde hace dos días, cuando comenzó su viaje de regreso en Malange.

Jacinta se debate entre la felicidad inesperada de ese reencuentro y las sucesivas desgracias que han jalonado su vida desde la desaparición de Madalena. El padre de la niña y dos de sus hermanos fueron muertos durante los combates; sus otros dos hermanos han desaparecido. Jacinta no sabe cómo anunciárselo a Madalena, que no sabe nada de esos dramas. Pero para el día del reencuentro, Jacinta sólo quiere pensar en la fiesta y la felicidad. Y sobre todo en la esperanza. Gracias al regreso de Madalena, ha recobrado la esperanza de volver a encontrar a sus otros dos hijos desaparecidos, que el CICR y la Cruz Roja de Angola siguen buscando sin cejar. Desde hace un año, el CICR ha logrado reunir con sus padres a 371 niños no acompañados. Madalena es uno de ellos.