Sudán del Sur: los nuevos enfrentamientos provocarán más sufrimiento

Sudán del Sur: los nuevos enfrentamientos provocarán más sufrimiento
Sudán del Sur. La localidad de Kodok durante la temporada de lluvias. CC BY-NC-ND/ICRC/Pawel Krzysiek

Ginebra/Yuba (CICR) – El CICR teme que las decenas de miles de civiles obligados a huir a raíz de la reanudación de los enfrentamientos en Sudán del Sur sufran por la falta de alimentos y asistencia de salud durante el desplazamiento.

Los desplazamientos más recientes de la población civil han tenido lugar en los poblados de Leer, en el estado Unidad, y Kodok, en el estado de Nilo Superior. El CICR teme que las vías de escape que toman los civiles para huir de la zona queden cortadas a raíz de las hostilidades. La Institución recuerda a todos los actores armados la obligación absoluta que les impone el derecho internacional humanitario de preservar a los civiles de las hostilidades.

"¿Cuántas veces los civiles de Sudán del Sur tendrán que huir de localidades que son objeto de los ataques, sabiendo que si no lo hacen sus vidas correrán peligro?", dijo Franz Rauchenstein, jefe de la delegación del CICR en Sudán del Sur. "Una vez más, instamos a todos los que participan en los enfrentamientos a no atacar a las personas civiles y a permitir que quienes intentan huir lo hagan sin obstáculos."

El desplazamiento de civiles en Leer (muchos de ellos ya habían tenido que desplazarse hace casi un año a raíz de los enfrentamientos en el estado Unidad) se produce justo en el período de siembra, que es crucial para el país. Las revueltas sin duda tendrán un efecto negativo en la capacidad de los pobladores de sembrar los alimentos que sus familias necesitarán para subsistir hasta la próxima cosecha.

Debido a las precarias condiciones de seguridad, el CICR se vio obligado a suspender sus actividades regulares y reducir su plantilla en Leer, sitio de una de las distribuciones de alimentos de mayor magnitud de la Institución a nivel mundial.

"El desplazamiento prolongado causa sufrimiento a la población. Tememos que la situación de unas 100.000 personas en Leer, que ahora están ocultas en condiciones extremadamente difíciles, empeore día a día", dijo el señor Rauchenstein. "El CICR debe poder acceder a esas comunidades. Instamos a todos los que participan en los enfrentamientos a que faciliten la labor vital de los trabajadores de la Cruz Roja."

Además de la situación en Leer, se están produciendo nuevos enfrentamientos en el estado de Nilo Superior, que han dado lugar a otra afluencia de desplazados civiles que temen por su vida. Cuanto más se expandan los enfrentamientos en Sudán del Sur, más sufrirán las personas vulnerables, a raíz del riesgo de violencia sexual, de la falta de alimentos y medicamentos, y del alistamiento de jóvenes por la fuerza. El CICR recuerda a todas las partes que la utilización de menores de quince años de edad está prohibida por el derecho internacional humanitario y se la considera un crimen de guerra.

Los intensos bombardeos en la zona del poblado de Kodok pone en extremo riesgo la vida de los pacientes que se encuentran en el hospital que recibe apoyo del CICR. La Institución recuerda a todas las partes que no se debe atacar las instalaciones médicas en ninguna circunstancia.

Si bien el hospital permanece abierto, dado el deterior de la situación en Kodok, el CICR tuvo que trasladar su base operacional de Kodok a Oriny. De ese modo, el CICR podrá continuar atendiendo a una población obligada ahora a desplazarse.

Para más información:
Pawel Krzysiek, CICR, Yuba, tel.: +211 912 360 038 o +211 923 158 196; Twitter: @pawelkrzysiek
Céline Buvelot Corthésy, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 30 84 o +41 79 574 28 89; cbuvelot@icrc.org 

Hospital de Kodok, Sudán del Sur. Un médico del CICR atiende a un niño pequeño. CC BY-NC-ND/ICRC/Pawel Krzysiek