Crisis de los refugiados sirios

Más de seis años de enfrentamientos han causado muerte y destrucción en Siria. Más de cuatro millones de personas huyeron del país; muchos de ellos son niños.

refugiados sirios: Residentes huyen de Maskana, un pueblo en Alepo Rural, y se dirigen hacia la frontera turca en Tel Abyad, en la gobernación de Raka. 16 de junio de 2015. © Reuters/R. Said

Residentes huyen de Maskana, un pueblo en Alepo Rural, y se dirigen hacia la frontera turca en Tel Abyad, en la gobernación de Raka. 16 de junio de 2015. © Reuters/R. Said

La guerra incesante dio lugar a una crisis migratoria siria, en la que millones de personas escaparon de sus hogares por los incesantes bombardeos y enfrentamientos, la mayoría apenas con lo puesto. Niños, ancianos, personas con discapacidades, hombres y mujeres sin otra opción que la de huir por sus vidas.

Muchos perecieron en el intento; algún caso saltó a los titulares de los diarios, como el del niño Aylan Kurdi, hallado sin vida en una playa turca. Pero en su inmensa mayoría, las penurias de los refugiados sirios son una tragedia ignorada y en muchos casos, encuentran hostilidad en sus lugares de destino.


Nadie en su sano juicio elige arriesgar su vida embarcándose hacia lo desconocido en un viaje plagado de peligros.

Marianne Gasser, jefa de la delegación del CICR en Damasco, Siria

Los desplazados sirios narran tristes historias de desplazamiento de sus hogares, temor frente al crudo invierno y a la falta de agua, alimentos y electricidad. Sus opciones son crueles: o comprar alimentos para sus hijos o defenderlos del frío. La mayoría no tiene cómo costear ninguna de estas alternativas.

Refugiados sirios : Mujer desplazada en el distritito de Tariq al-Bab, Alepo oriental, Siria. CC BY-NC-ND / CICR

Mujer desplazada en el distritito de Tariq al-Bab, Alepo oriental. CC BY-NC-ND / CICR 

Entre los principales destinos de quienes huyen de la violencia en Siria se encuentran Líbano, Irak y Jordania.

En esos países, tanto residentes como refugiados atraviesan una situación crítica a raíz de las deficiencias en la infraestructura y las limitaciones en el acceso a los servicios básicos. Muchos niños refugiados no reciben ningún tipo de formación y aquellos que se enferman tienen grandes dificultades para obtener la atención médica que necesitan.

Cada vez que se avecina el invierno, empeoran las condiciones de vida de la población en general, pero en especial las de los refugiados, muchos de los cuales viven en tiendas de campaña y viviendas precarias.

Alaa Al Nabaa, jefe de los servicios de emergencia de la Cruz Roja Libanesa en Chebaa, una remota ciudad libanesa cercana a la frontera con Siria, describe cómo él y su equipo rescataron a familias sirias que quedaron atrapadas por la nieve y el hielo en las montañas de Jebel el Sheikh cuando huían de los enfrentamientos en su país.

La acción del CICR por los refugiados sirios

El CICR junto con las filiales locales de la Media Luna Roja, brindan alimentos, mantas, agua, artículos esenciales y atención médica a los residentes en campos de refugiados sirios instalados en países vecinos. También colocan material aislante en las viviendas de refugiados sirios que viven en asentamientos informales para combatir el frío durante el duro invierno.

Realiza asimismo campañas de vacunación para evitar la propagación de enfermedades entre los desplazados sirios.

A través del programa de Restablecimiento del Contacto entre Familiares, ayudamos a las familias separadas por el conflicto a reunirse o comunicarse. También emitimos documentos de viaje para refugiados que son aceptados en otros países pero no llevan consigo documentación apropiada para reasentarse.

Refugiados sirios : Oficina del CICR, Amán, Jordania. Al igual que su hermano, la hija de Abu Umran da sus huellas digitales para confeccionar su documento de viaje. CC BY-NC-ND / CICR

Oficina del CICR, Amán, Jordania. Al igual que su hermano, la hija de Abu Umran da sus huellas digitales para confeccionar su documento de viaje. CC BY-NC-ND / CICR