“Díganle que lo queremos muchísimo”: familiares de prisioneros de guerra están desesperados por obtener respuestas

“Díganle que lo queremos muchísimo”: familiares de prisioneros de guerra están desesperados por obtener respuestas

El conflicto armado internacional se prolonga, y los familiares de los prisioneros de guerra están desesperados por encontrar respuestas sobre sus seres queridos. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) está destinando recursos significativos para ayudarlos a atravesar estos momentos difíciles, actividad que ha sido una parte central de su cometido humanitario durante más de 150 años.
Artículo 22 julio 2022 Ucrania Federación de Rusia

"Por favor, díganle a mi esposo que estamos ansiosas por que regrese. Su hija y su esposa lo están esperando. Díganle que lo queremos muchísimo."

María* y su hija son tan solo dos de los miles de familiares de prisioneros de guerra que, en los últimos meses, se han puesto en contacto con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en medio de la desolación por no recibir información de sus seres queridos. Desde febrero, el CICR ha recibido más de 17.000 llamadas y correos electrónicos de personas que buscan noticias de sus familiares. Muchas de ellas son parientes de prisioneros de guerra, y están frustradas, indignadas e impotentes tras semanas o meses sin saber nada de ellos.

Sasha*, una madre en busca de su hijo, le contó a nuestro equipo: "Ya no tengo más fuerza. Solo espero que él esté bien".

Los prisioneros de guerra y los Convenios de Ginebra

Los Convenios de Ginebra de 1949 —que fueron suscritos por todos los países del mundo— establecen claramente que, en los conflictos armados internacionales, los prisioneros de guerra y las personas civiles deben ser protegidos, y que se debe permitir que el CICR visite a los civiles que han sido privados de libertad y a todos los prisioneros de guerra, independientemente de la parte a la que pertenezcan. A pesar de esto, si bien el CICR ha podido visitar a algunos prisioneros de guerra y otros detenidos, no se le ha otorgado acceso para verlos a todos.

El CICR debe contar con pleno acceso a los prisioneros de guerra y a los internados civiles, dondequiera que estén detenidos, para evaluar sus condiciones de detención y el trato que se les brinda, así como para poder dar algún alivio a sus familiares. El derecho a este acceso, consagrado en el derecho internacional humanitario, no es negociable, tal como lo es la obligación de las partes de notificar al CICR sobre todos los prisioneros de guerra que tengan bajo su control. Además, los familiares tienen derecho a obtener información sobre lo que les ha ocurrido a sus seres queridos.


Robert Mardini, director general del CICR

Las visitas del CICR a los prisioneros de guerra ayudan a lograr que se respeten su vida y su dignidad, pues recuerdan a las autoridades detenedoras que el trato dispensado a las personas capturadas y sus condiciones de internamiento o detención deben atenerse a las normas que establece el derecho internacional humanitario (DIH). Esas condiciones abarcan la posibilidad de tener acceso a atención médica, alimentos y agua. Las personas detenidas tampoco pueden ser torturadas, intimidadas o expuestas a la violencia. Asimismo, deben ser protegidas de la curiosidad pública.

Agencia Central de Búsquedas del CICR

En el conflicto armado internacional en Ucrania, según lo establecido en los Convenios de Ginebra, las partes también deben intercambiar información sobre los prisioneros de guerra y las personas civiles protegidas que han sido privadas de libertad, estén vivas o muertas, a través de agencias nacionales de información (o sus equivalentes) con la Agencia Central de Búsquedas del CICR (ACB).

En marzo, el CICR estableció una oficina de la ACB para que trabaje específicamente en torno al conflicto armado internacional en Ucrania, con el propósito de que sea un intermediario neutral entre las partes y alivie el sufrimiento de los familiares que aún no tienen noticias de sus seres queridos —tanto militares como personas civiles— a causa del conflicto, ya sea porque han caído en manos del enemigo o porque huyeron de sus hogares y perdieron todo contacto con ellos. Además, la ACB, junto con la red de delegaciones del CICR y Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, ayuda a las familias que se hayan separado a causa del conflicto a buscar a sus parientes.

Desde febrero de 2022, el CICR ha recibido y transmitido información sobre miles de casos, algunos de los cuales se refieren al paradero, la salud y otros datos personales de prisioneros de guerra. La información se comunica a las partes y las familias.

"Esta información seguirá estando disponible dentro de cinco meses e, incluso, después de 50 años", indicó Florence Anselmo, jefa de la Agencia Central de Búsquedas del CICR. "Es fundamental mantener un registro del paradero de los prisioneros de guerra, no solo mientras se está librando el conflicto, sino para las futuras generaciones, para los hijos y nietos que algún día manifestarán el deseo de saber qué pasó con sus parientes".

"Solo quiero que regrese con vida"

"Recibir noticias de un ser querido que ha sido capturado es un gran alivio. Pero este alivio solamente dura unos segundos; la preocupación no desaparece nunca. Los familiares nos preguntan cuándo fue la última vez que tuvimos información. '¿Sigue bien?' '¿Qué sucede hora?' '¿Qué pasará después?' Se sienten desesperados y desamparados", manifestó Anselmo.

Desde febrero de 2022, el CICR, a través de la ACB, ha brindado información a más de 2.000 familias sobre sus seres queridos, incluidos prisioneros de guerra.**

"La última vez que tuve noticias de mi hijo fue hace más de un mes. Me pidió que le mandara ropa, así que desde ese momento he estado cosiendo prendas que le podrían gustar. Me preocupa mucho su salud mental, si tiene algo para comer y beber. Solo quiero que regrese con vida", dijo Natalia*.

Aún quedan muchas madres, padres, hermanos, hermanas, hijos e hijas que necesitan y merecen encontrar respuestas.

"Sabemos que los familiares están sufriendo por no saber dónde están sus seres queridos, si están sanos o enfermos, o incluso, sin saber si están vivos o muertos", sostuvo Mardini. "No descansaremos hasta que podamos tener acceso a todas las personas privadas de libertad en este conflicto armado. No es suficiente poder acceder tan solo a algunos de ellos. Y no pararemos hasta que sus seres queridos obtengan las respuestas que necesitan y merecen".


*Los nombres han sido modificados.

**Esto incluye a los familiares de prisioneros de guerra, así como otras situaciones en las que hay personas que buscan a sus parientes.